Repsol lanza 31 proyectos por 6.359 millones para acceder a los fondos europeos

Repsol ha presentado por ahora 31 proyectos por 6.359 millones para acceder a los fondos europeos en iniciativas de hidrógeno renovable, generación renovable o movilidad eléctrica

María Victoria Zingoni, Directora General de Cliente y Generación Baja en Carbono de Repsol, durante su intervención en el curso de verano de la APIE en la UIMP de Santander

María Victoria Zingoni, Directora General de Cliente y Generación Baja en Carbono de Repsol, durante su intervención en el curso de verano de la APIE en la UIMP de Santander

Repsol está muy interesada en contribuir a sacar el mayor rédito posible de los fondos europeos ‘Next Generation UE’ y para ello ha presentado un total de 31 proyectos con una inversión asociada de 6.359 millones de euros que pueden formar parte el Plan de Recuperación al ser susceptibles de recibir fondos europeos al encajar con los ejes prioritarios marcados por Bruselas.

La multinacional energética española presentó en noviembre del año pasado un Plan Estratégico a cinco años que representa un esfuerzo inversor global de 18.300 millones de euros, de los cuales 7.700 millones se destinarán a España, en donde contempla el desarrollo de más de una treintena de proyectos para canalizar los fondos europeos.

En el marco de las convocatorias de las diferentes manifestaciones de interés llevadas a cabo por el Gobierno, Repsol ha presentado un portafolio de 31 proyectos que combinan tecnología, descarbonización y economía circular, creación de empleo y equilibrio territorial, según los datos facilitados a Economía Digital por la compañía.

La compañía “aplaude” los fondos europeos

La directora general de Cliente y Generación Baja en carbono en Repsol, María Victoria Zingoni, subrayó que los fondos son una “enorme oportunidad” y por ello en la compañía tienen un gran interés en ser partícipes en distintos proyectos para desarrollar el hidrógeno verde, la economía circular, otros orientados a eficiencia en vivienda, generación distribuida o movilidad eléctrica.

Así lo señaló durante su intervención en el XXXVIII seminario organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y BBVA en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, en donde remarcó la relevancia de los fondos europeos que Repsol “aplaude” por su aportación a la reconstrucción tras la pandemia. 

Zingoni también recordó que la compañía tiene el objetivo de instalar un punto de recarga cada 50 kilómetros y puntos adicionales en las grandes ciudades, hasta alcanzar más de 1.000 instalaciones. 

Proyectos con efecto tractor

En detalle, Repsol ha presentado ocho proyectos de hidrogeno renovable, nueve de economía circular, cuatro de generación renovable y almacenamiento, ocho de energía distribuida y movilidad eléctrica, uno que aborda la infraestructura de transformación digital y el último que se centra en la transformación de la cadena de valor energética mediante inteligencia artificial y economía del dato.

Se trata, aseguran desde la compañía, de proyectos con grandes inversiones asociadas y que generarán actividad económica, directa e indirecta, ante la capacidad de las grandes empresas de llevar a cabo proyectos plurianuales y con el objetivo de Repsol de buscar que su crecimiento se base en sus fortalezas industriales y tecnológicas.

Por ello, transformará sus centros industriales a través de proyectos de economía circular y la producción de ecocombustibles y será una empresa de referencia en biocombustibles sostenibles (con una capacidad de producción de 1,3 millones de toneladas en 2025 y más de dos millones en 2030).

Los objetivos de descarbonización incluyen una importante apuesta por el hidrógeno, donde Repsol ya es líder en la península ibérica y aspira a serlo también con las futuras soluciones tecnológicas vinculadas al hidrógeno renovable. En concreto, Repsol ambiciona ser líder en hidrógeno renovable en la Península Ibérica para alcanzar en 2025 una producción equivalente de 400 megavatios (MW), con la ambición de superar 1,2 gigavatios (GW) en 2030.

Desde la compañía explican a Economía Digital que los proyectos contemplados en 2020 se van a realizar “con o sin fondos”, mientras que es ”bastante probable” que en las próximas semanas se anuncien nuevos proyectos con varios socios con los que se está en conversaciones, a la espera de los acuerdos precisos. 

Plan de combustible sintético en Bilbao por 60 millones

Algunos de los proyectos que se acometerán a buen seguro son, por ejemplo, el anunciado en junio del año pasado sobre la construcción en Bilbao -con Saudi Aramco entre los socios- de una de las mayores plantas de producción de combustibles sintéticos cero emisiones netas del mundo a partir de hidrógeno renovable, generado con energía 100% libre de emisiones.

En esta planta, en la que se invertirán inicialmente más de 60 millones de euros, se obtendrán combustibles sintéticos que se pueden usar en los motores actuales de automóviles, camiones o aeronaves. Para ello, utilizará como únicas materias primas CO2 capturado en la refinería de Petronor e hidrógeno producido con electricidad 100% renovable.

Con una producción inicial de 50 barriles al día, escalable en función de los resultados, Repsol asegura que la planta será una referencia tecnológica en Europa en el desarrollo de este tipo de combustibles. El proyecto es igualmente novedoso por la utilización como materia prima de CO2 capturado en las cercanas instalaciones industriales de Petronor, una de las pocas refinerías del continente que cuenta con infraestructura para la captura y uso del CO2.

Plantas de generación de gas a partir de residuos urbanos y bicombustibles

También el 15 de junio del año pasado Repsol anunció la construcción de una planta de generación de gas a partir de residuos urbanos, gas que se empleará para sustituir parte del consumo de combustibles tradicionales que la refinería vasca de Petronor, una de las de mayor capacidad de España, y para la generación de biometano.

A partir de este biometano, se producirá hidrógeno renovable. Con una capacidad inicial para procesar 10.000 toneladas de residuos al año, podría alcanzar las 100.000 toneladas, el equivalente a todos los desechos de este tipo generados en su entorno.

La compañía también construirá en su refinería de Cartagena la primera planta de producción de biocombustibles avanzados de España, desde la que suministrará, a partir de 2023, unas 250.000 toneladas al año de biocombustibles avanzados para aviones, camiones y coches.

En esta nueva planta de la refinería de Cartagena, Repsol empleará la ruta tecnológica más evolucionada para, a partir de hidrógeno y materia prima reciclada, fabricar biocombustibles avanzados, como hidrobiodiésel (HVO por sus siglas en inglés), biojet, bionafta y biopropano.

El resultado serán unos biocombustibles que se pueden usar en los motores actuales sin necesidad de realizar ninguna modificación. Su empleo significará un ahorro de emisiones de 900.000 toneladas de CO2 al año, una cantidad similar al CO2 que absorbería un bosque del tamaño de 180.000 campos de fútbol.

Corredor Vasco de hidrógeno

Asimismo, otro de los proyectos con los que Repsol pretende conseguir fondos europeos es el proyecto del Corredor Vasco del Hidrógeno BH2C, que nace de la mano de Petronor-Repsol para avanzar en la descarbonización de sectores como la energía, la movilidad, la industria y los servicios y contribuir al cambio del modelo energético y económico.

Esta iniciativa, anunciada el pasado mes de febrero, cuenta con la participación de 78 organizaciones: 8 instituciones, 12 centros de conocimiento y asociaciones empresariales y 58 empresas, y tendrá una inversión de más de 1.300 millones de euros hasta 2026, cuenta con 34 proyectos dentro entre los que se encuentran los dos proyectos indicados, y supondrá la generación de más de 1.340 puestos de trabajo directos y 6.700 indirectos.

El 31 de marzo se adherió al Corredor Vasco del Hidrógeno el Departamento de Medio Ambiente y Obras Hidráulicas de la Diputación Foral de Guipúzcoa que suma a la iniciativa BH2C el proyecto de una planta piloto de transformación del biogás para la generación de hidrógeno de muy alta calidad para su uso en el transporte público.

Proyectos en Galicia

Repsol anunció también en marzo, en una reunión mantenida con el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, los proyectos de futuro de Repsol en Galicia, en el marco del Plan Estratégico 2021-2025, y de los fondos Next Generation. Uno de los más destacados es la producción de hidrógeno renovable a partir del biogás obtenido del tratamiento de residuos urbanos.

Este hidrógeno renovable se incorporaría al proceso de fabricación de los combustibles líquidos, en sustitución del que se genera a partir de gas natural, reforzando los procesos de economía circular y generación renovable, así como el reciclaje. Un segundo proyecto destacado es la posible implantación de nuevas tecnologías en las actuales unidades de la refinería de A Coruña para incrementar la capacidad de producción de biocombustibles avanzados a partir de materias primas sostenibles y residuos procedentes de hogares y de la industria agroalimentaria del entorno.

Otra de las iniciativas que está en estudio consiste en el aprovechamiento de los focos de calor residual de la refinería de A Coruña para calentar el agua destinada a alguno de los núcleos urbanos próximos, lo que supondría un ahorro energético y, por tanto, una reducción de las emisiones, destaca la compañía.

Proyectos en Tarragona y Cantabria

El Port de Tarragona, el Ayuntamiento de Vila-seca y el Complejo Industrial de Repsol a Tarragona presentaron también el pasado 9 de marzo el proyecto ‘Calípolis Next Generation’, un proyecto que estas 3 entidades y 5 socios están impulsando para convertirse en uno de los proyectos financiados por el Fondo de Recuperación Europeo.

La propuesta persigue convertir un extenso espacio, a caballo entre La Pineda y el Port, en un nuevo motor económico de tipo industrial, logístico-intermodal, turístico y paisajístico. Aglutina 11 proyectos innovadores por un valor total de 259,5 millones de euros y supondrá la transformación económica y sostenible de una gran superficie de la costa tarraconense que suma 164,3 hectáreas situadas en el municipio de Vila-seca, cerca del casco urbano de La Pineda, y la suma de las sinergias de los proyectos impulsados por el Port de Tarragona, el Ayuntamiento de Vila-seca y Repsol.

Entre otros, se contempla el desarrollo de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), el impulso de la intermodalidad con el desarrollo de la conectividad de la ZAL y el crecimiento de los tráficos de mercancías con la construcción del nuevo contradique de Els Prats”. ·

Por último, otro de los proyectos de Repsol de cara a los fondos europeos fue el expuesto en Cantabria también en marzo relativo al proyecto de ampliación de la central de bombeo de Aguayo, ubicada en el municipio de San Miguel de Aguayo (Cantabria) que ya dispone de una declaración de impacto ambiental (DIA) favorable.

La capacidad instalada de la central hidroeléctrica podría aumentar en 1 GW, hasta un total de 1,4 GW, convirtiéndose en la segunda más grande de España de sus características, en lo que sería la mayor inversión de la historia de Cantabria (700 millones de euros, aproximadamente). El Gobierno de Cantabria y Repsol aspiran a que se incluya dentro de los Fondos Europeos de Recuperación.