Los técnicos de Hacienda piden incentivos fiscales y ayudas al sector agrícola, ganadero y transportes

Gestha reclama ayudas a los sectores más afectados por la guerra en Ucrania, como el agropecuario y de transportes, e incentivos fiscales para sustituir el gas y los derivados del petróleo, pero no ve margen para bajar impuestos de los carburantes

Transportistas EFE/David Borrat.

Los sectores más directamente afectados por las perturbaciones económicas de la guerra en Ucrania reclaman bajada de impuestos y ayudas. Los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) se suman a ese clamor y han planteado al Gobierno una batería de medidas para mitigar la crisis de los sectores agropecuario y de transporte, pero dejan claro el escaso margen existente en la actualidad para bajar los impuestos a la gasolina y el diésel

En un comunicado, el sindicato señala que, a menos que se modifique la directiva europea y Ley de Impuestos Especiales o del IVA, hay actualmente «poco o ningún margen para bajar los impuestos a los carburantes», más allá de aumentar la devolución del gasóleo bonificado empleado en la agricultura y ganadería. A su juicio, esta mayor devolución debería ser transitoria, mientras dure la escalada de precios, dado el compromiso de igualar el Impuesto con el de las gasolinas, y los técnicos tampoco ven viable bajar el IVA teniendo en cuenta su enorme coste asociado.

Por ello, Gestha propone atacar la raíz de la dependencia energética española y reclama la aprobación de incentivos fiscales en el Impuesto sobre Sociedades y en el IRPF a la producción y uso de energías sustitutivas del gas y combustibles derivados del petróleo. En particular, sugiere ampliar hasta el 31 de diciembre de 2023 la deducción por obras de mejora de la eficiencia energética de viviendas en el IRPF.

Además, los técnicos defienden la aprobación de ayudas directas a los sectores agropecuarios más afectados por el aumento de costes y demás consecuencias de la guerra en Ucrania, de forma que estuviesen vinculadas directamente a compensar gastos extraordinarios e inversiones destinadas exclusivamente a facilitar las compras de materias primas y las ventas en otros países.

Bajar impuestos a transportistas

Por otra parte, y atendiendo a las reivindicaciones de los transportistas en el contexto actual «extraordinario», los técnicos también proponen valorar una bajada transitoria mientras dure la escalada de precios de los impuestos que pagan, dado que la devolución del gasóleo de automoción de uso profesional deja la imposición en el límite mínimo permitido por Europa.

Según el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, “no se puede bajar el IVA al gasóleo, ni a las gasolinas al estar España “armonizada” con la Unión Europea, que exige aplicar el tipo general del IVA en los carburantes, e incluso demanda que aumentar la tributación de gasolinas y gasóleos a la media europea. Además, avisa Mollinedo, estas medidas que no atacan el problema serán compensadas con el aumento de precios, como ha ocurrido con la bajada de impuestos a la electricidad”.

Los técnicos de Hacienda apremian a España a actuar para adelantarse a terceros países en el aseguramiento, al menos a medio plazo, en los mercados alternativos donde adquirir los cerca de 970 millones de euros y vender los más de 440 millones en productos del sector primario que conforman las relaciones comerciales bilaterales con Rusia y Ucrania.