El Gobierno endosa 150 millones a las petroleras para bonificar el combustible y controlará sus márgenes

El Gobierno cargará a las Repsol, Cepsa o BP con 150 millones del total de 600 millones para bonificar el combustible y encarga a la CNMC que controle que la bonificación se traslada a los precios y no se destina a los márgenes

La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño (c) junto a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero (i) y la de Transporte Raquel Sánchez (d) durante su encuentro con los miembros del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) este jueves en la sede del Ministerio. EFE/ Emilio Naranjo

El Gobierno cerró tras 14 horas de reunión un acuerdo en la madrugada del jueves con el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC), conformado por las patronales mayoritarias y representante del 90% del sector, que incluye un paquete medidas por 1.000 millones de euros, con una ayuda directa de 450 millones de euros y una bonificación de 0,20 euros por litro de combustible entre el 1 de abril y el 30 de junio, con un ahorro de 700 euros al mes por camión.

A pesar del acuerdo, el Gobierno no ha logrado poner fin al paro nacional, ya que la Plataforma Nacional por la Defensa del Transporte, asociación minoritaria que aglutina sobre todo a autónomos y asalariados y que ha convocado los paros del sector desde el inicio, mantendrá la huelga de manera «indefinida» al rechazar las ayudas «insuficientes» del Gobierno acordadas con las patronales mayoritarias, según trasladó su presidente tras reunirse con la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, el viernes por la tarde.

Con todo, el paquete de medidas acordado entre Gobierno y el CNTC incluye la bonificación de 20 céntimos por litro de combustible o kilo de combustible, de aplicación al gasóleo, gasolina, gas y adblue, que incluye tanto al transporte de mercancías como de viajeros, una de las principales reclamaciones del sector que será sufragada en una cuarta parte por las petroleras.

La medida, similar a la acordada en Francia, surtirá en principio efectos desde este próximo 1 de abril hasta el 30 de junio, prorrogable en función de la evolución de los mercados, y las petroleras tendrán que contribuiur a dicha bonificación con unos 150 millones de euros, según confirman fuentes gubernamentales a Economía Digital.

En detalle, el Gobierno bonificará a los transportistas con 20 céntimos de euro por litro o kilo de combustible, de los que 15 céntimos saldrán del presupuesto público y 5 céntimos serán soportados por los operadores de productos petrolíferos. Esta bonificación supondrá más de 600 millones de euros para el sector del transporte, unos 450 millones a cargo de los presupuestos del Estado y los restantes 150 millones a asumir por las petroleras.

Con todo, fuentes gubernamentales confirman que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, contactará antes de la aprobación el martes del plan nacional de respuesta al impacto económico de la guerra para abordar con el sector el reparto de costes de las medidas de bonificación de la gasolina al transporte.

La CNMC controlará que se traslade a los precios y no se destine a los márgenes

Pero además de tener que asumir estos 150 millones de euros de coste para bonificar el litro de combustible y desencallar los problemas de los transportistas por carreteras ante la crisis energética, petroleras como Repsol, Cepsa o BP estarán vigiladas por Competencia en la aplicación de dicha bonificación.

Y es que, según el texto del acuerdo al que ha tenido acceso Economía Digital, se solicitará a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que supervise que esta bonificación se traslada en los precios minoritarios, es decir, que los transportistas noten la rebaja en el precio de sus combustibles a la hora de repostar en las gasolineras.

Fuentes gubernamentales explican que se encargará a Competencia que vigile que las compañías petroleras respetan las normas de competencia y trasladan el mínimo de 20 céntimos de rebaja para el transporte profesional a los precios minoristas. Así las cosas, el organismo regulador presidido por Cani Fernández tendrá que controlar a las gasolineras para asegurar que la bonificación llega al bolsillo de los transportistas y no se queda como un añadido en los márgenes de las compañías.

Repsol, Cepsa y BP compiten en descuentos ante los altos precios del carburantes

Por el momento los altos precios energéticos derivados de la guerra de Ucrania han desatado una auténtica guerra comercial de las petroleras, que aprovechando la escalada de precios han lanzado un carrera de descuentos para atraer clientes.

Repsol hizo el jueves un guiño al Gobierno y comunicó que bajará desde este sábado y hasta el 30 de junio 10 céntimos por litro el precio de sus combustibles a aquellos clientes profesionales que paguen con la tarjeta Solred en sus más de 3.300 estaciones de servicio en España. Con este descuento, adicional al que ya reciben transportistas y autónomos, la compañía multienergética toma de nuevo la iniciativa.

Adicionalmente, la compañía también ha decidido ampliar en más de dos meses, hasta el 30 de junio, la bajada de precio de 10 céntimos por litro en todos sus combustibles −gasolinas, gasóleos, gas natural vehicular y AutoGas− a aquellos clientes particulares que paguen con la aplicación gratuita Waylet. La iniciativa se lanzó el pasado 16 de marzo y aunque en un principio iba a estar vigente hasta el 18 de abril, coincidiendo con el fin de la Semana Santa, Repsol ha decidido ampliarla. Hasta la fecha, este descuento entre particulares ha permitido abaratar más de 600.000 repostajes.

A Repsol también se le sumó este viernes Cepsa, que anunció una rebaja de 10 céntimos el litro de sus carburantes para todos los clientes que reposten en sus gasolineras a partir del 1 de abril y hasta el 30 de junio también. Todos los clientes que quieran beneficiarse de este nuevo descuento en el conjunto de sus 1.500 estaciones de servicio repartidas por España, tendrán que adherirse al programa ‘Porque tú vuelves’ de Cepsa.

La última en sumarse, con un descuento aún mayor, fue BP, que anunció que rebajará en hasta 14 céntimos el litro de sus carburantes para transportistas y hasta 12 céntimos para particulares, así como de 12 céntimos a particulares que se adhieran a una promoción que ha puesto en marcha la empresa a través de la tarjeta Mi BP.

Medidas por 1.000 millones para los transportistas

Además de la bonificación al combustible por 600 millones, el acuerdo comporta medidas por importe de 1.000 millones de euros, al incluir también ayudas directas por un importe de 450 millones de euros para las empresas de transporte de mercancías y de pasajeros en función del tipo de vehículo. La cuantía será 1.250 euros por camión, 950 por autobús, 500 por furgoneta y 300 por vehículo ligero (taxis, VTC y ambulancias). La cuantía tendrá un límite de 400.000 euros por empresa.

Se incluirá una ampliación de plazo de vencimiento de los créditos avalados por el ICO hasta 8-10 años, y una ampliación del período de carencia de los créditos avalados por el ICO de 6 meses, como medida de aplicación inmediata, al tiempo que se establecerá una nueva línea de créditos al sector avalados por el ICO con 12 meses de carencia.

También se establecerá la devolución mensual del combustible profesional desde abril, frente al período trimestral vigente actualmente, y puesta en marcha de un sistema de devolución anticipada mensual con regularización anual. Igualmente, se acelerará la devolución del céntimo sanitario reforzando los medios para ello.

Dentro del conjunto de medidas sociales, se duplicará la dotación presupuestaria de las ayudas al abandono a la profesión de transportista, al pasar de 10 a 20 millones de euros en 2022, al tiempo que para el abandono de la actividad antes de cumplir 65 años se duplicarán las ayudas por autónomo actualmente de 30.000 euros.

En lo referido a las medidas dirigidas para reequilibrar las asimetrías existentes entre los actores del sector del transporte de mercancías por carretera, se ha acordado que antes del 31 de julio el Ministerio presentará al CNTC un texto de proyecto de ley para aplicar al sector del transporte de mercancías por carretera los principios de la Ley de la Cadena Alimentaria, para asegurar una utilización justa de la subcontratación y la rentabilidad del trabajo en el sector para, posteriormente, presentarlo al Consejo de Ministros.