Un rebrote dejará 1,9 millones de parados de larga duración

El Banco de España calcula que en 2022, si el coronavirus vuelve a atacar con virulencia, la tasa de paro se mantendrá por encima del 22%

La progresión a peor de las estimaciones para la economía española no decae. Este lunes ha sido el Banco de España (BCE) el que ha actualizado sus estimaciones, adaptando sus escenarios macroeconómicos a los mismos supuestos presentados por el BCE la semana pasada, y planteando un contexto más negativo que hace mes y medio.

El BdE también ha incorporado previsiones para 2022 que no figuraban en sus estimaciones de abril y que dejan abierta la puerta a que, a pesar de los ERTE, los efectos de la pandemia den un severo golpe al empleo a medio plazo. En base a sus estimaciones, en el caso de que hubiera un rebrote significativo de la Covid-19 a lo largo de los próximos meses, el número de parados de larga duración podría crecer en 1,9 millones en apenas 36 meses.

La institución gobernada por Pablo Hernández de Cos estima que si la economía se contrajera un 15,1% en 2020, que es su escenario más negativo, la tasa de desempleo en 2022 se colocaría de media a lo largo del ejercicio en el 22,2%. Bajo esta premisa, el desempleo crecería durante dos años de forma consecutiva: en 2020 alcanzaría el 23,6%, para marcar un pico en 2021; en el 24,7% y posteriormente comenzar a bajar, aunque de forma insuficiente para compensar la caída previa.

De cumplirse el escenario más negro, España tendrá que soportar durante varios años una cifra de parados por encima de los cinco millones; la mayoría de ellos creados durante 2020, por lo que muchos españoles se enfrentarían a una situación de desempleo a largo (más de 12 meses) o de larguísimo plazo; que podría tener consecuencias muy negativas en la economía o las cifras de morosidad de la banca española. De acuerdo con los datos del cuarto trimestre de la Encuenta de Población Activa (EPA), en diciembre de 2019, antes de la irrupción del coronavirus, la cifra de parados se situaba ligeramente por encima de los 3 millones de personas.

Los efectos sobre el endeudamiento de España de esta nueva crisis de empleo serían devastadores, ya que, según el Banco de España, la deuda superaría en 2022 el 130% del PIB; más de 30 puntos por encima del 95,5% con el que se cerró 2019. 

Dos vértices alejados por tres años de crecimiento económico

Raymond Torres, Director de Coyuntura y Análisis Internacional de Funcas, explicaba este lunes con mucha sencillez lo mucho que se juega España si el coronavirus vuelve a expandirse con fuerza y las medidas de apoyo económico puestas en marcha por el Gobierno fallan parcialmente: tres años de crecimiento económico. «Entre la mejor y la peor estimación del Banco de España existe un diferencia de seis puntos, que es equivalente a años de crecimiento económico», recordaba el economista. La expansión media anual se fija aproximadamente en el 2% cuando se observan datos históricos.

La actualización de previsiones del Banco de España no ha solucionado el problema de divergencia en estimaciones que se vio en abril, aunque los escenarios se han simplicado al reducir los supuestos con la modelización aplicada por el BCE. Ahora, en el mejor de los casos, en lo que la institución denomina «recuperación temprana», la economía española se contraería un 9%; es decir esos seis puntos menos que apuntaba Torres. Este escenario, que coincide con las estimaciones del Gobierno, se cumplirá solo si todo va sobre ruedas: funcionan las medidas de apoyo económico, el coronavirus no reaparece y la caída del PIB en el segundo trimestre no llega al 20%.

Entre los dos vértices, el BdE plantea un escenario intermedio en el que la economía española se contraería un 11,6% y que estaría condicionado a la evolución de la economía durante el segundo trimestre -la contracción sería de un 21,8%, frente al 16% del contexto económico más benévolo. En este mismo supuesto, la institución también considera la posibilidad de que se produzcan rebrotes, más suaves, pero que podrían provocar nuevos cierres económicos menos severos.

A pesar de que estas dos posibilidades son mucho más benignas y la recuperación en 2021 más fuerte, también provocarán fuerte heridas en el desempleo. El Banco de España estima que la tasa de para en estos dos supuestos alcanzaría de media en 2022 el 17,1 y 17,4%, respectivamente. Con estas estimaciones, el número de parados crecería en dos años entre los 770.000 y los 838.000 respecto a diciembre de 2019.

 

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.