Atlantia busca nuevo consejero delegado y pierde fuerza en el consejo de Abertis

La compañía que controla Abertis junto a Florentino Pérez pierde al segundo consejero delegado en tres años y deja una silla vacía en su principal participada

Giampiero Massolo, presidente de Atlantia / Wikipedia – UK in Italy

Atlantia, primer accionista de Abertis con el 50% más una acción, acaba de renacer tras la opa de los Benetton y Blackstone y su exclusión de bolsa, pero lo hace sin consejero delegado. La compañía italiana de gestión de autopistas y aeropuertos ha perdido a su segundo CEO en tres años y ha iniciado la búsqueda de sustituto, lo que afecta a Abertis y puede hacerlo todavía más.

La salida de Carlo Bertazzo el 31 de diciembre, que estaba prevista –el propio directivo la adelantó hace unos meses–, deja a Abertis con un agujero en el consejo de administración, que se cubrirá en la próxima junta de accionistas, prevista para primavera. Pero podría afectar aun más a la compañía participada por Florentino Pérez a través de ACS y Hochtief, pues en italia ha sonado un directivo de la concesionaria española como CEO de Atlantia.

Se trata de Andre Rogowski, director financiero de Abertis, que llegó después de que José Aljaro, que ocupaba dicho cargo, asumiera la dirección general con la salida de Francisco Reynés, en plena opa de Atlantia y Hochtief. Rogowski era un hombre de la confianza de Giovanni Castellucci, consejero delegado de Atlantia y arquitecto de la opa sobre Abertis en 2017, y él fue quien le colocó en la compañía catalana.

La caída de Ponte Morandi, en Génova, en agosto de 2018 cambió por completo la historia de Atlantia. Castellucci tuvo que dimitir, aunque no lo hizo hasta enero de 2020, tras demostrarse que se habían ignorado algunas alertas de seguridad, y la compañía perdió ASPI, que agrupaba las autopistas italianas y era su principal fuente de ingresos y beneficios.

Carlo Bertazzo, ex consejero delegado de Atlantia

Todo ello provocó la llegada de Bertazzo, que ha abandonado la compañía tres años después, y que Atlantia cayera en picado en bolsa pues su valor real también había disminuido, por no hablar de la pandemia, que vació autopistas y, sobre todo, aeropuertos. Esta depreciación la convirtió en posible objeto de opas, como la que planeaba Florentino Pérez cuando los Benetton, que ya controlaban Atlantia con el 30%, se aliaron con el fondo Blackstone para tomar el 100% de la compañía.

Esta opa concluyó en el último trimestre de 2022 y, como consecuencia de ello, la empresa ha dejado de cotizar en bolsa y dejará de presentar sus resultados y cuentas anuales. Estos cambios los aprobó el consejo de administración de Atlantia la pasada semana, así como el nombramiento de Giampiero Massolo, presidente de la compañía, como CEO interino mientras buscan un sustituto.

El nombre de Rogowski sonó y transcendió a la prensa italiana a finales del año pasado, pero fuentes del sector dudan de que sea el elegido pues creen que, de serlo, ya habría sido nombrado, al estar en una filial, y Atlantia no entraría ahora en la situación de interinidad justo tras la opa, estrenando accionistas. Además, la ratificación de un interino indica también que la elección no será rápida.

Florentino toma ventaja (temporal) en Abertis

De momento, esta baja en Atlantia desequilibra el consejo de administración de Abertis. El accionariado se reparte casi a partes iguales entre el grupo italiano y las empresas controladas por Florentino Pérez –hay una acción de diferencia– y tienen cuatro consejeros cada grupo: Florentino tiene a tres hombres de ACS y Hochtief y al presidente, Marcelino Fernández Verdes; Atlantia a tres directivos y al hombre de Blackstone en España.

Pero el poder se decanta ahora hacia el lado español si Abertis tiene que tomar decisiones importantes, como refinanciación de deuda o posibles operaciones de compa e inversión a nivel internacional. Los accionistas han dotado a la compañía de hasta 5.000 millones de liquidez para ir de compras y está analizando posibilidades, por lo que puede haber noticias pronto.