Patrocinado por

Calviño da un último aviso a Caixabank a una semana de cerrar el ERE

La vicepresidenta recuerda que las negociaciones deben llevarse a cabo de manera dialogada y orientadas a reducir el número de afectados

La vicepresidenta tercera Nadia Calviño

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, da una rueda de prensa tras la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros. EFE/Zipi

Nadia Calviño da un último aviso a Caixabank a solo una semana de que acabe el plazo de negociación formal para cerrar ERE. El banco y los sindicatos se reunirán cuatro veces entre el 22 y el 29 de junio, pero las posturas están aún muy alejadas. De hecho, este mismo martes, la plantilla está convocada a la primera huelga en la historia de la entidad. 

Así, durante la inauguración de los cursos de verano organizado por APIE en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander, la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos, ha indicado que los procesos de reestructuración deben llevarse a cabo de manera dialogada, y orientarse a reducir el número de afectados con bajas voluntarias. 

Calviño ha destacado que estos ajustes “son tremendamente traumáticos para el conjunto de trabajadores de estas empresas y sus familias”. Y es que el de Caixabank afectará a 7.400 empleados, casi el 17% de la plantilla, tratándose del mayor ERE del sistema financiero español.  

Sin embargo, ya es un 11% menos que la cifra inicial, pues el banco que preside José Ignacio Goirigolzarri propuso en un principio la salida de 8.300 trabajadores. En este sentido, la vicepresidenta ha valorado que se esté reduciendo el número de bajas. 

“Esa es la línea de diálogo y negociación correcta para abordar estos procesos que siempre son lamentables y negativos“, ha añadido. No es la primera vez que la ministra de Asuntos Económicos lanza un mensaje al sector, ni es el único miembro del Gobierno que lo ha hecho.

Desde que hace dos meses, BBVA y Caixabank, se pusieran a negociar sus respectivos despidos colectivos, el Ejecutivo ha lanzado varios mensajes. Calviño siempre ha hecho alusión a los elevados salarios y los bonus que cobran los banqueros, y ha llamado a la prudencia sobre todo en aquellas entidades que están llevando a cabo estos procesos de reestructuración.

Mientras que Yolanda Díaz, vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, tuvo incluso que enviar una carta a estas dos entidades para que minimizaran el impacto del ERE. Finalmente, BBVA cerró su ERE el pasado 8 de de junio con para 2.935 trabajadores, un 22,72% menos que las bajas planteados por el banco que preside Carlos Torres inicialmente, si bien ascendían a 3.798.

Caixabank se encuentra en tiempo de descuento, el próximo martes 29 de junio prevé cerrar un acuerdo pero los representantes de los trabajadores aseguran que actualmente, las condiciones son inasumibles y solo llevará a despidos forzosos.

En este sentido, Calviño ha asegurado este lunes que la voluntad expresada por los directivos de la banca es la de llegar a un acuerdo y confía en que se seguirá esa dirección. Asimismo, ha  justificado los motivos por los que el sector bancario está llevando a cabo estos ajustes de empleo y oficinas.

Entre ellos ha hablado de la entrada de nuevos competidores, el avance de la digitalización o la evolución negativa de los tipos de interés.  Unos retos que indudablemente “exigen adaptación por parte del sector”, ha expresado, pero no es positivo plantear el futuro del sector solamente sobre la base de reducción del tamaño capacidad, o la caída del número de empleados. 

En su opinión, deben explorarse nuevas oportunidades de negocio, o desplegar negocios rentables.