Dimite la consejera delegada de TSB (Sabadell)

TSB sigue haciendo cambios en la cúpula, en solo unos meses han salido del banco el presidente, el director financiero y la consejera delegada

TSB, la filial de Banc Sabadell en Reino Unido, sigue haciendo cambios en la cúpula. Este viernes anuncia la salida de la consejera delegada, Debbie Crosbie, que será sustituida por Robin Bulloch. La actual CEO, que llevaba en el cargo poco más de dos años asumirá esta misma función en Nationwide Building Society.

El pasado mes de septiembre, el banco inglés también cambió de presidente. En concreto, nombró a Nick Prettejohn número uno en sustitución de Richard Meddings, quien anunció en marzo que dejaría el cargo a finales de este año. 

Meddings adelantó el año pasado que no quería renovar su segundo mandato como presidente, sin embargo, decidió esperar porque en noviembre de 2020, Sabadell se encontraba en conversaciones con BBVA para una posible fusión. Asimismo, el director financiero de TSB, Ralph Coates, también ha anunciado este ejercicio su salida de la entidad.

La filial británica ha empezado a dar beneficios este año por primera vez después de varios ejercicios presentando números rojos. Los fallos en la migración tecnológica, en abril de 2018, hicieron que TSB redujera su beneficio ese año en un 50%. Según explicó más tarde el banco, en este proceso perdieron 80.000 clientes tras dejar al descubierto los datos de miles de ellos. 

La puesta en marcha de la nueva plataforma generó unos costes extraordinarios relacionados con la migración de 121 millones de euros, mientras que los impactos extraordinarios ocasionados tras la migración ascendieron a 339 millones de euros en el año.  

Con todo, TSB registró en 2018, 240 millones de pérdidas, el 2019 se redujeron a 45 millones, pero en 2020 se elevaron de nuevo hasta los 220 millones de euros. No ha sido hasta este 2021, ya con César González-Bueno como consejero delegado del grupo, cuando el banco inglés ha salido de los números rojos.

Y coincidiendo con estas cifras, la alta cúpula ha decidido abandonar el banco. Los buenos números presentados este año por TSB también llevaron el pasado mes de octubre a Co-operative Bank a lanzar una oferta de casi 1.200 millones de euros para comprar su filial británica. Aunque esta fue rechazada ya que el grupo descarta vender TSB, de momento.

Entre tanto, el banco sigue reduciendo costes y este mismo martes anunció que cerrará otras 70 oficinas en los primeros seis meses de 2022 por la disminución del uso de sucursales físicas y el creciente aumento de clientes digitales. El objetivo es reducir la red, de las 290 sucursales actuales hasta las 220 en junio.

El plan estratégico de TSB contempla que superar el 6% de rentabilidad (ROTE) en año y medio. El banco basará su crecimiento en Reino Unido el negocio bancario, con más hipotecas y menos préstamos al consumo. También prevén que la nueva financiación esté centrada en productos de menor riesgo y menor consumo de capital.