Patrocinado por

Dónde ganan (y pierden) dinero los Lara en Planeta

El grupo editorial exprime su alianza en Planeta de Agostini y las ventas en España, pero los tipos de cambio con las monedas latinoamericanas vuelven a segar sus resultados

José Creuheras (c), presidente de Planeta, en una imagen de archivo. EFE

José Creuheras (c), presidente de Planeta, en una imagen de archivo. EFE

A expensas de conocer el impacto del coronavirus en sus cuentas, el negocio del Grupo Planeta dejó dos caras bien diferentes en 2019. La actividad del conglomerado editorial propiedad de la familia Lara avanza a ritmo desigual: exprime las ganancias de su principal enseña y la joint venture Planeta de Agostini, pero sufre en Latinoamérica y cuenta pérdidas millonarias con el fallido Círculo de Lectores.

La organización que preside José Creuheras todavía no presentó los resultados consolidados del último ejercicio, por lo que es imposible conocer cuánto dinero ganó o perdió antes del estallido de la pandemia. Sí es posible saber el desempeño de cada una de las filiales que conforman el entramado dirigido desde la barcelonesa Avinguda Diagonal –aunque la firma trasladó su sede social a Madrid en otoño de 2017.

Las cuentas del ejercicio 2019 de Planeta revelan como la central del grupo, Editorial Planeta, se confirmó como el principal sustento de la compañía y ganó 14,9 millones de euros. La sociedad bebe de las ganancias de otras filiales, al ser la que agrupa los servicios centrales. No obstante, la cifra no llega a equipararse con los 19,9 millones de euros que obtuvo en 2018.

Por primera vez, la empresa no pudo sumar a sus beneficios los obtenidos por la editorial francesa Editis, que en 2018 fue vendida a Vivendi por 900 millones de euros para “fortalecer el balance y desarrollar nuevas líneas de negocio”.

La empresa editora de ‘La Razón’ terminó el año con unas pérdidas de 708.000 euros

El principal sostén del conglomerado fue Planeta de Agostini, la joint venture participada al 50% con la italiana De Agostini. La editorial especializada en coleccionables prácticamente duplicó sus ganancias desde los 26 millones hasta los 51,1 millones de euros. Sin embargo, la mayor parte del resultado obedece a que la sociedad también vehicula la participación del grupo en Atresmedia. Audiovisual Española 2000, la empresa con la que la familia Lara controla La Razón, zanjó el año con unas pérdidas de 708.000 euros.

No todo fueron buenas noticias para la saga catalana. En 2019, el grupo anunció el final de Círculo de Lectores. Al cierre de la campaña, la empresa eliminó su red de agentes que visitaban los hogares españoles con el catálogo de lecturas a comercializar. A lo largo del año, la filial cosechó unas pérdidas de 12,1 millones.

Las diferentes editoriales de Planeta 

Las distintas editoriales de Planeta también generan resultados desiguales: Espasa ganó 599.000 euros, Tusquets obtuvo un beneficio de 896.000 euros y Edicions 62 registró unos números negros de 722.000 euros. No obstante, la editora de revistas Prisma Publicaciones perdió 1,27 millones y el negocio de los libros electrónicos también generó unos números rojos de 208.000 euros.

Pero el foco de pérdidas se centra en Latinoamérica, donde al conglomerado español le cuesta ganar dinero. La editorial Paidós, en Argentina, perdió 325.000 euros mientras que la filial de Paidós en México ahondó en el agujero con otros 996.000 euros. En el resto del continente, el saldo también es desfavorable: la sociedad mexicana pierde 2,2 millones; la colombiana, 817.000 euros y la chilena y la ecuatoriana, 1.08 millones.

A diferencia de ejercicios anteriores, Planeta sí logró resultados positivos en algunas filiales del continente. Planeta Argentina ganó 3 millones y Planeta Brasil consiguió un beneficio de 2,1 millones.

Según explicaban fuentes de Planeta hace meses, los esfuerzos del grupo se concentran ahora en la división de educación. El negocio de la escuela de negocios EAE Business School, así como del colegio de dirección en turismo Ostelea, reportó una ganancia de 3,6 millones de euros. Este mes de noviembre, la Asamblea de Madrid aprobó un proyecto de ley para reconocer la Universidad Internacional de la Empresa, impulsada a través de la sociedad Planeta de Agostini.