CONTENIDO PATROCINADO

Ecoinnovación, la apuesta de Coca-Cola para hacer sus envases más sostenibles

La compañía trabaja en la botella del futuro que será 100% reciclable, fabricada con material reciclado o renovable, más ligera, monomaterial y con mejoras sostenibles

Coca-Cola ha anunciado que trabaja en la botella del futuro que será 100% reciclable, fabricada con material reciclado o renovable, más ligera, monomaterial y con mejoras sostenibles. Y es que, Coca-Cola lleva años apostando por introducir la economía circular en todo su proceso de producción de envases y por la innovación y el ecodiseño con el objetivo de ofrecer a los consumidores envases más sostenibles. 

Los envases son fundamentales en la industria alimentaria, sin embargo, para Coca-Cola es crucial que los envases se diseñen para que tengan el mínimo impacto ambiental en todo su ciclo de vida, desde la extracción de las materias primas hasta su reciclaje, reutilización o eliminación; si no, pueden acabar dañando la naturaleza.

Es por ello que Coca-Cola, con la sostenibilidad en el centro de su modelo de negocio, y siguiendo su estrategia global para envases “Un Mundo sin Residuos”, está actuando con urgencia para reducir el impacto que sus envases tienen en el planeta. Para que ninguno acabe en los océanos ni en el medio ambiente.

La descarbonización y la economía circular

Coca-Cola se ha marcado como objetivo en Europa Occidental la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero del 30% para 2030 (vs 2019) y la consecución de emisiones cero en 2040, en línea con el acuerdo de París de limitar el calentamiento global a 1,5 ̊C, objetivos validados científicamente por la Science Target Initiative.

Actualmente, los envases representan el 40% de la huella de carbono de la cadena de valor de Coca-Cola, puesto que en fabricación de dichos envases se utilizan materias primas en cuya extracción y elaboración son necesarias el uso de fuentes emisoras de carbono.

Por tanto, para cumplir con el objetivo de tener cero emisiones netas de gases de efecto invernadero antes de 2040, para Coca-Cola es fundamental trabajar en la sostenibilidad de los envases y considera imprescindible apostar por un sistema de economía circular. El objetivo es que una botella de Coca-Cola pueda convertirse en otra botella de Coca-Cola. Coca-Cola.

El objetivo es que una botella de Coca-Cola pueda convertirse en otra botella de Coca-Cola

De esta manera, Coca-Cola trabaja en su apuesta por la economía circular y la sostenibilidad de sus envases eliminando materiales y envases innecesarios y trabajado en conseguir que el 100% de sus envases sea reciclable o reutilizable. También reduciendo el plástico virgen. 

De hecho, Coca-Cola ya ha dado pasos firmes para ir aumentando la cantidad de plástico reciclado en sus envases. En España todas sus botellas de bebidas sin gas y zumos contienen ya un 50% de plástico reciclado y el resto un 25% de plástico reciclado. El objetivo de Coca-Cola es que en 2022 todos los envases pasen a tener ese 50%. Pero el 100% ya se ha alcanzado en su marca de aguas Smartwater.

Asimismo, la empresa trabaja estrechamente con gobiernos, la industria y sus socios en el sector para incrementar la recogida de sus envases y cumplir el compromiso del 100% de recogida. Además usa el alcance de sus marcas a través de sus envases e iniciativas de marketing para inspirar al reciclaje. Ejemplo de ello son sus tapones con el mensaje “Por favor recíclame”.

Coca-Cola usa el alcance de sus marcas a través de sus envases e iniciativas de marketing para inspirar al reciclaje. Coca-Cola 

Por otro lado, Coca-Cola apuesta por modelos de envases rellenables, de dispensado o incluso sin envase, como su sistema de dispensado freestyle que ofrece bebida a demanda y fomenta el uso de vasos/envases reutilizables por los consumidores. Además, aprovecha para reutilizar sus envases consiguiendo que el 27% de los envases que produce en España sean rellenables.

La botella del futuro de Coca-Cola

El propósito de Coca-Cola es avanzar en la eliminación de material virgen en la producción de sus envases, incrementando cada vez más la cantidad de material reciclado. En este sentido, la botella del futuro será una botella:

  1. 100% reciclable.
  2. Sin material virgen, solo 100% reciclado o de fuentes renovables.
  3. Más ligera.
  4. Sin uso de tintes que den color a la botella.
  5. Monomaterial: PET, papel, etc. 
  6. Con mejoras sostenibles, como el tapón adherido a la botella de PET para asegurar un mejor reciclaje.
  7. Con mensajes de apoyo al reciclaje.

Desde Coca-Cola se está invirtiendo en nuevas tecnologías que aumenten las fuentes de PET reciclado, como la colaboración con la start-up de reciclaje por despolimerización CuRe Techonologies. En un mundo cada vez más consciente de la urgencia de proteger el medioambiente, es esencial que los residuos vuelvan a entrar en la cadena productiva mediante el reciclaje y la reutilización. 

Coca-Cola defiende que para que esto ocurra es necesario apostar por la economía circular y por la inversión en innovación y ecodiseño. La multinacional busca que el problema de los residuos y la contaminación por plástico sea cosa del pasado y que en el futuro de la industria se encamine a ofrecer envases totalmente sostenibles al consumidor.