El hub para reindustrializar Nissan presenta un PERTE con 305 millones de inversión

El consorcio para la fabricación de vehículos eléctricos cuenta con compañías del Ibex, tecnológicas, empresas familiares y startups para desplegar 34 proyectos en Cataluña, Comunitat Valenciana, Cantabria y País Vasco

El consejero delegado de QEV Technologies, Joan Orús, durante la presentación de Zeroid.

El consejero delegado de QEV Technologies, Joan Orús, durante la presentación de Zeroid.

El hub que tiene como objetivo reindustrializar las instalaciones de Nissan en Barcelona ha presentado un PERTE con un plan industrial que suma 305.110.279 euros de inversión, según han explicado a Economía Digital fuentes próximas al proyecto. El consorcio cuenta con 18 empresas entre las que hay firmas del Ibex, tecnológicas que cotizan en mercados internacionales, empresas familiares y startups.

El conjunto de empresas tiene como objetivo la fabricación multirreferencia de vehículos eléctricos. En el PERTE presentado se han incluido 34 proyectos que se desarrollarán en Cataluña, Comunitat Valenciana, Cantabria y País Vasco.

Por sectores, hay empresas dedicadas a la fabricación de vehículos de motor, remolques y semirremolques, fabricación de material y equipo eléctrico, fabricación de maquinaria y equipo, otras industrias manufactureras, otras infraestructuras industriales, industria química y sector servicios.

Respecto a los tipos de proyectos, el PERTE incluye investigación industrial, desarrollo experimental y estudios de viabilidad previos a investigación y sostenibilidad. Además, se plantean actuaciones relacionadas con sistemas de recarga y fabricación de baterías y nuevas tecnologías, así como actuaciones de digitalización.

Más dinero que Stellantis

El proyecto presentado por el hub para la captación de los fondos europeos del PERTE del Vehículo Eléctrico y Conectado superan los 300 millones de euros, una cifra un 25% superior a la que el gigante Stellantis ha presentado para la fábrica de Figueruelas. El plan industrial para la fábrica aragonesa, distinto del que el fabricante pedirá para las fábricas de Galicia y Madrid, se eleva a 230 millones de euros. Ambas iniciativas se quedan muy lejos de los 10.000 millones de inversión que ha anunciado Volkswagen para su gigafactoría de baterías en Sagunto.

Uno de los aspectos clave de la presentación del PERTE por parte del hub que busca reindustrializar Nissan Barcelona es la fecha elegida para el registro de su solicitud de ayudas. El sello oficial se estampó el 17 de mayo, último día que tenían los solicitantes antes de que se abriera una segunda prórroga (esta vez hasta el 3 de junio).

Según fuentes del sector, el primer plazo para presentar el PERTE se situó en el 3 de mayo y se corrió la idea de que sólo se iba a presentar Volkswagen por el problema que suponía integrar a todas las pymes que exigía la convocatoria. Entonces se decidió prorrogar dos semanas el plazo y, cuando se acercó la fecha, se volvió a retrasar otras dos semanas. Ahora la sensación es distinta y lejos de pensar que pueden quedar ayudas desiertas por falta de concurrencia se empieza a temer que el presupuesto, de casi 3.000 millones entre subvenciones y créditos, sea escaso.

Al margen del montante final de ayudas que reciba cada PERTE, la propuesta del hub abre nuevas expectativas a las instalaciones de Nissan Barcelona. La semana pasada, los trabajadores convocaron una manifestación en protesta por la falta de concreción en los proyectos industriales para esas instalaciones.