Freixenet avisa de una subida de precios si sigue la crisis de los suministros: “Debemos proteger los márgenes”

La empresa advierte que el coste de la uva subirá el próximo año y capea la escasez de vidrio y cartón con ligeros retrasos en la producción

La entrada de la principal bodega de Freixenet, en Sant Sadurní d’Anoia. EFE/Susanna Sáez

Freixenet no es ajeno a la crisis de las materias primas que afecta al sector de la alimentación desde hace meses. A lo largo de los últimos meses, firmas como Danone, Kraft, Campofrío y Mercadona subieron los precios o admitieron que planean hacerlo. El líder del cava mantendrá el importe de sus productos esta campaña de Navidad, pero admite que si la escasez y la subida de las materias primas prosigue deberá modificar su política. “Debemos proteger los márgenes”, defendió el consejero delegado, Pedro Ferrer.

La cavista con sede en Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona) admitió que la inflación puede alterar sus precios de cara al año próximo, cuando le tocará sentarse de nuevo con proveedores y distribuidores para firmar los contratos. Para este año los costes ya no variarán, porque las condiciones se negociaron el año pasado, antes de la subida generalizada de la logística y las materias primas.

La clave está en cuánto tiempo durará la inflación. Y al contrario de lo que defienden el Banco de España y el Banco Central Europeo, Ferrer cree que será más larga de lo previsto. “Pensar que será una inflación de una ronda me parece un poco voluntarista”, señaló en la presentación de la tradicional campaña navideña. Y con los costes en escalada, Freixenet deberá responder: “Si se mantiene, deberemos proteger los márgenes”.

La compañía sufre la falta de algunos productos básicos para la producción. Aunque no le implicó problemas graves en la mayoría de casos, sí retrasó los planes de producción algunas semanas. “No creemos que vaya a afectar al mercado porque tenemos suficiente stock”, tranquilizó el dirigente.

Es el caso de la falta de vidrio, que le obligó a retrasar algunos tirajes previstos para el mes de noviembre hasta diciembre. Según la Asociación Nacional de Fabricantes de Envases de Vidrio (Anfevi) la energía representa aproximadamente el 30% de los costes de producción de cada botella. La escalada del MWh desde verano obligó a su vez al sector a subir unos precios que se repercutirán en la cuenta de resultados de Freixenet.

El vidrio, no obstante, no es el único producto que falta en el día a día de la empresa. También hubo problemas con las etiquetas y el cartón. Especialmente afectados se vieron los paquetes de tres botellas pequeñas, que vienen envueltos en cartón. Sin embargo, Ferrer celebró que el ser parte del grupo Henkell Freixenet (1.195 millones de ingresos en 2020) es de gran ayuda a la hora de negociar con los proveedores.

El precio de la uva también afectará a Freixenet

La subida de costes también afectará a la principal materia prima de la cavista: la uva. Andreas Brokemper, consejero delegado junto a Ferrer, también auguró que la inflación persistirá y dio otros ejemplos del encarecimiento de la producción, como las uvas utilizadas para fabricar el prosecco en Italia.

En España, los agricultores también alertan de la subida generalizada de los costes. Joan Pascual, de la Asociación de Viticultores del Penedès, explica a Economía Digital que el precio del gasoil se le duplicó de un año para otro y el importe de los abonos se disparó alrededor del 20%. Además, se augura una mala cosecha, por lo que el kilo de uva debería encarecerse también dentro de la DO Cava.

Carles Huguet