Patrocinado por

Grifols gana un 30% menos por la caída del plasma

La firma de hemoderivados se dejó el 8,4% de los ingresos en el primer trimestre, que bajaron desde los 1.293 millones hasta los 1.184 millones

Los consejeros delegados de Grifols, Raimon Grifols (i) y Víctor Grifols Deu (d). EFE/Toni Albir

La empresa de hemoderivados Grifols sufrió en el primer trimestre las consecuencias de la caída de la captación de plasma por el coronavirus. La organización sufrió un desplome de las donaciones durante los meses más duros de la pandemia, que provocaron ahora una caída del producto a comercializar: las ventas descendieron el 8,4% y los beneficios se rebajaron un 30%, pasando de 186,4 millones hasta los 129,9 millones.

Desde el estallido del virus, la empresa codirigida por Raimon y Víctor Grífols sufrió sus efectos con el descenso de las visitas a sus centros de donación. La Covid-19 tuvo un impacto de 200 millones en las cuentas de 2020. No obstante, la carencia de materias primas se transforma ahora en menos ventas. Los ingresos de la cotizada se quedaron en 1.184 millones frente los 1.293 millones en los que cerró el pasado mes de marzo.

Ahora, la recuperación es progresiva. La división de bioscience, el principal sostén de la cotizada y la más afectada, vio como sus ingresos quedaban en 901,3 millones, el 13,3% menos que en el mismo periodo del año pasado, todavía previo al coronavirus.

“Los ingresos de la división bioscience recogen los efectos de la menor cantidad de plasma obtenida durante el segundo y tercer trimestre de 2020″, admite la organización. Sin embargo, la subida de los precios de algunas proteínas plasmáticas y el lanzamiento de nuevos productos amortiguaron el golpe en las cuentas.

Mejor desempeño tuvo el negocio de diagnostic, aunque tenga un menor peso en los balances de la firma catalana. El departamento aceleró su crecimiento hasta los 203,3 millones de euros de ingresos (+21,1%) gracias a la comercialización de un test molecular para detectar la Covid-19. La facturación de la división hospital subieron el 1,2% hasta los 31,2 millones y las de bio supplies descendieron el 12,2% hasta los 56,3 millones.

La deuda financiera neta de Grifols asciende a 6.200 millones. “Gestionarla es una prioridad”, admite la empresa

Así, el resultado de explotación de Grifols cayó el 22,2% y bajó desde los 273,5 millones hasta los 212,9 millones de euros.

Sin embargo, los ojos del mercado también se posan sobre la deuda de la cotizada española. Advertida en ocasiones de que sus niveles de endeudamiento eran demasiado altos, el ratio deuda-Ebitda –una de las métricas habituales para medir el endeudamiento– escaló desde las 4,5 veces de marzo de 2020 hasta las 5,1 veces. “Fue como resultado, principalmente, de los 505 millones pagados por las adquisiciones de BPL, Kedrion, Alkahest y GigaGen“, explica la compañía.

Al cierre del primer trimestre, la deuda financiera neta se situó en 6.200,5 millones. “La gestión del endeudamiento es una prioridad para la compañía, que trabaja activamente para reducir los niveles de deuda”, añade en el comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Grifols necesita más plasma

Debido al descenso de las donaciones por el coronavirus, Grifols inició un agresivo plan de expansión a lo largo de los últimos meses para incrementar su capacidad de recaudación de plasma. La organización adquirió 32 centros de captación entre enero y marzo:  1,4 millones de litros al año disponibles de inmediato para conseguir incrementar sus volúmenes un 30% a lo largo de 2021, tal y como prometió al mercado.

La firma se hizo con los establecimientos a base de recursos propios, pero el mercado vio con suspicacias una operación que consideraban necesaria. “La deuda es un tema que nos preocupa. Sabemos que la compra de centros tiene un sentido estratégico, pero va a retrasar el cumplimiento de los objetivos de endeudamiento”, explicaba Luis Arreondo, analista de Banc Sabadell, a Economía Digital, en su momento.

Las compras junto con los buenos resultados de la campaña de vacunación en Estados Unidos deberían motivar una recuperación de la captación de plasma a lo largo de los próximos meses, auguran desde la empresa.