Patrocinado por

Iberia, Ryanair y Volotea cargan contra Aena: “Es el peor momento para subir tasas aeroportuarias”

El presidente de Aena justifica que las tarifas de los aeropuertos de España son las más bajas de Europa

El presidente y consejero delegado de Aena, Maurici Lucena. EFE/Zipi/Archivo

El presidente y consejero delegado de Aena, Maurici Lucena. EFE/Zipi/Archivo

Todas las aerolíneas coinciden en que es el momento de recuperar pasajeros y recuperar la actividad, pero no de subir las tasas aeroportuarias, algo que prevé hacer Aena entre 2022 y 2026. En concreto, el gestor de los aeropuertos españoles quiere incrementar las tasas que cobra a estas empresas en un 5%.

Durante el VII Foro de Innovación Turística organizado por el grupo Hotusa, el consejero delegado de Volotea, Carlos Muñoz, se ha mostrado claro “es el peor momento de subir las tasas aeroportuarias”.

En su opinión, todas las aerolíneas contribuyen a que Aena tenga “una red extraordinaria de aeropuertos” y aunque entiende que hay “mucha presión a futuro” para compensar las pérdidas ocasionadas por la crisis sanitaria, justifica que todos los precios de los vuelos han bajado y ahora hay que “ayudar a la recuperación del tráfico aéreo”, no subir tasas.

En la misma línea, el consejero delegado de Iberia, Javier Sánchez-Prieto, ha señalado que en el presente “lo más importante es volver a recuperar la actividad” y Aena “colaboraría en la recuperación del sector” si no aplicara esta medida.

En su opinión, “los aeropuertos de Aena son envidia en todo el mundo” y aunque necesiten seguir invirtiendo, (le consta que Aena “tiene planes para ellos”), las aerolíneas tienen que ser capaces de acompasar las pérdidas de los dos últimos años, pues en su opinión, estos ejercicios “es como si se hubieran borrado”.

Por estas razones rechazaba la medida de Aena, a quien advertía que en este momento “toda la industria tiene que poner su granito de arena”.

Eddie Wilson, consejero delegado de Ryanair cree que el Estado español “tiene que recompensar a las empresas del sector por recuperar el tráfico aéreo, no aplicar estrategias discriminatorias”.

Según explicaba, las aerolíneas tienen que “coger el toro por los cuernos” y recuperar a los pasajeros para que no se vayan a otros países. “Las infraestructuras de Aena son fantásticas, pero a corto plazo hay que garantizar los viajes”, aseguraba.

El presidente de Aena, Maurici Lucena, ha aclarado que todo el sector turístico están en el mismo barco, las empresas hoteleras, las aerolíneas, y los gestores y que esta “es la única discrepancia”.

Lucena justificaba que Aena tiene las tarifas aeroportuarias más bajas de Europa, así en Madrid y Barcelona, la diferencia en el corto y medio radio es del 44% y en el largo radio del 53%, lo que significa que Aena es “extraordinariamente eficiente”.

“Y mi pregunta es, ¿a ver si de tanto atornillar a la compañía no vamos a tener la red que necesitamos?”. En este contexto, ha recordado que ADP ha anunciado una subida de las tarifas en el aeropuerto de Lisboa del 2%.

Asimismo, ha explicado que si la de Aena funciona “en 6 años serán más bajas que en 2016”. Actualmente, estas tarifas suponen un 6% del precio del billete, es decir, “es más importante el combustible del coste asociado a las aeronaves”. Y en el paquete turístico no llega al 3%.

Varias personas hacen fila en un aeropuerto semivacío de Ibiza, uno de los destinos escogidos habitualmente por los británicos. EFESergio G. Canizares
Varias personas hacen fila en un aeropuerto semivacío de Ibiza, uno de los destinos escogidos habitualmente por los británicos. EFE/ Sergio G. Canizares

El presidente de Aena aseguraba que cundo hacen una propuesta regulatoria de estas características tienen “muy presente el impacto en las líneas aéreas”, y lo diluyen con incentivos comerciales como las que tienen ahora.

“Tenemos unas tarifas eficientes y competitivas” insistía. Finalmente, ha comentado que cuando las cosas van bien las aerolíneas siempre se benefician más, y Aena nunca ha tenido unos beneficios “en términos absolutos” como los de Ryanair o Iberia, aunque reconocía que cuando las cosas van mal “a las aerolíneas les va peor que a nosotros”.