Así ha sido la histórica Junta de Telefónica: más bronca, más seguridad y halagos a Fainé

El operador azul ha vivido una Junta de Accionistas histórica, aunque la próxima, con la Sepi y STC en el Consejo, será todavía más importante

Telefónica

Consejeros de Telefónica

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

La Junta de Accionistas de Telefónica ha estado marcada por la celebración del centenario de la compañía. La presencia de STC y la Sepi, como nuevos accionistas del operador, añadía pimienta al evento. También hubo palabras de agradecimientos para el que, en realidad, se ha convertido en el máximo inversor de la compañía: Isidro Fainé.

El evento ha contado con importantes medidas de seguridad, en una Junta donde se concitaba mucha expectación por los nuevos accionistas. La alta presencia policial en los alrededores de Ronda de la Comunicación, sede de Telefónica en Madrid, dejaban la evidencia de un día importante.

Otro momento interesante de la Junta ha sido cuando el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, se ha referido en primera persona a Isidro Fainé para agradecer su compromiso con la compañía durante todos los años que lleva como consejero. 

No se trata de una circunstancia menor. El ‘holding’ que preside Fainé, CriteriaCaixa, se ha erigido como máximo accionista de Telefónica con el 5% del capital. Más el 2,5% que tiene a través de Caixabank. Ante esa circunstancia, y quizá para enviar un mensaje claro a todos los asistentes, Pallete no ha dudado en mostrar esas palabras de cariño y confianza. 

Todo ello en el marco de un Junta más bronca que de costumbre. En el turno de preguntas, diversos participantes increparon al presidente, a miembros del consejo, y vertieron duras críticas a la gestión de la compañía. 

El principal foco fue el deterioro del valor bursátil de la compañía, y la incapacidad para conseguir que la acción remonte con fuerza por encima de los 4 €/título. Pallete ha intentado razonar y argumentar la estrategia que quiere llevar a cabo la empresa para dar la vuelta a la situación.

Tampoco ha habido mención alguna al reciente ERE que ha ejecutado la empresa, tal y como avanzó ECONOMÍA DIGITAL. El ajuste ha supuesto la salida de más de 3.000 personas. Los eventos del centenario, en una búsqueda más forzada de la paz social, ha provocado que cualquier cuestión laboral quedase al margen. 

Se esperan más históricas 

La Junta de Telefónica se puede tildar se histórica porque, en realidad, es la primera de una serie de actos corporativos que tendrá la compañía en los próximos trimestres que serán seguidos con mucha atención.

Para que STC y la Sepi tengan entrada en el Consejo de Administración antes de la próxima Junta General de Accionistas, se debería convocar una Junta Extraordinaria. Los momentos históricos se acumulan en Telefónica

Por lo que respecta a lo mundano, destaca la reelección de cinco consejeros por un periodo adicional de cuatro años. Es el caso de Isidro Fainé, José Javier Echenique, Peter Löscher, Verónica Pascual y Claudia Sender. También la ratificación de los nombramientos por cooptación de Solange Sobral y Alejandro Reynal, anunciados el pasado mes de diciembre. 

Pallete ha repasado los cambios acometidos desde 2015 y ha puesto el foco en cómo la compañía ha pasado de 320 a 388 millones de clientes. También en cómo se han transformado las fuentes de ingresos, desde un 46% procedente de la conectividad de última generación y de productos digitales hasta el 76% actual; o en cómo se ha transformado y mejorado la red para poder asumir el crecimiento exponencial de datos.

Desde el punto de vista financiero, y también durante los últimos ocho años, Telefónica ha llevado a cabo una reasignación de capital profunda, con una inversión acumulada de más de 71.500 millones de euros, una reducción de deuda de más de 22.000 millones, un beneficio neto acumulado de más de 21.000 millones y una generación de caja de casi 40.000 millones de euros. 

Ha incidido igualmente en su discurso en la necesidad de trabajar para conseguir redactar entre todos un nuevo contrato social. «No es el tiempo de la tecnología. Es el tiempo de las personas», ha dicho. «Creemos que la tecnología está al servicio de las personas y no al revés. Y, por eso, queremos ser parte de ese nuevo contrato social y nos comprometemos», ha defendido.

Comenta el artículo
Raúl Masa

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp