La CNMC autoriza la fusión de Unicaja y Liberbank

El organismo que preside Cani Fernández ve una amenaza de competencia en el mercado de sucursales, sobre todo, en la provincia de Cáceres

El presidente de Unicaja, Manuel Azuaga y el presidente de Liberbank, Manuel Menéndez durante la presentación del proyecto común de fusión.

El presidente de Unicaja, Manuel Azuaga y el presidente de Liberbank, Manuel Menéndez.

La CNMC ha dado luz verde a la fusión por absorción de Liberbank por Unicaja en primera fase. Aunque la operación está subordinada al cumplimiento de ciertos compromisos, explica competencia en un comunicado este martes.

La nueva Unicaja, que será el quinto banco más grande de España por volumen de activos, con más de 110.000 millones de euros, no supondrá una amenaza para la competencia a nivel nacional «porque las cuotas resultantes no son relevantes», explica la CNMC.

La adición (cuota de mercado que añade Liberbank a la nueva entidad) es reducida y existen competidores importantes. Sin embargo, si se ha detectado que la fusión supone una amenaza para la competencia en el mercado de sucursales a nivel provincial, en concreto en la provincia de Cáceres.

Debido a los altos índices de concentración que se alcanzan en esta provincia al sumar las dos entidades, el organismo que preside Cani Fernández ha llevado a cabo un análisis local identificando los códigos postales (CCPP) donde ambas entidades solapan sus actividades en sucursales.
 
Y ha realizado un exhaustivo análisis de cuotas de mercado y número de competidores existentes en los entornos locales más afectados, tomando como consideración un eje de isócronas de 1,5 Km de distancia desde las sucursales de la entidad fusionada.
 
El análisis de códigos postales ha resultado también una indicador adecuado para otros mercados de producto que pueden tener una contratación en el entorno de la sucursal, como son los créditos, depósitos o servicio de cajeros.

A partir de 18 códigos postales en los que se produce solapamiento de sucursales, dentro de la provincia de Cáceres se ha identificado que en 3 de ellos, tras la fusión, solo quedará la nueva entidad y un único competidor
 
A pesar de que en estos 3 la entidad resultante no queda en situación de monopolio, tras comparar productos y condiciones ofrecidos por ambas entidades, la Comisión ha concluido que «podrían existir riesgos para los clientes«, tales como el aumento de comisiones o de empeoramiento de las condiciones para los actuales clientes de Liberbank en determinados productos.

Ante estos problemas, Unicaja ha propuesto a la CNMC una serie de compromisos a los que queda subordinada la operación. El primero, comunicar a los clientes de Liberbank, de forma transparente, los posibles cambios de condiciones en productos y servicios que sean modificados como consecuencia de la fusión.

Una mujer pasa ante la sede de Unicaja en Málaga, antes de que se formalice su fusión definitiva con Liberbank que reducirá la competencia en el medio rural. EFE/Carlos Díaz
Una mujer pasa ante la sede de Unicaja en Málaga. EFE/Carlos Díaz

El banco que preside Manuel Azuaga se compromete a comunicar antes de implementar estos cambios las nuevas comisiones aplicables si se modifica un producto o servicio; también a avisar a los clientes de Liberbank si cumplen los criterios para tener contratados los productos ofrecidos a los clientes de Unicaja.

Estas modificaciones entrarán en vigor en un plazo mínimo de 60 días para las personas físicas (consumidores y autónomos) y de 30 días para el resto de clientes. Aunque el cliente tiene la libertad de cambiar de entidad bancaria si no acepta estas condiciones. Además, este compromiso se garantiza durante 18 meses.

Para los actuales clientes de Liberbank en los 3 CCPP de la provincia de Cáceres en los que la entidad resultante se queda en situación de duopolio, Unicaja se compromete a ofrecer sus productos en condiciones comerciales no peores a las ofrecidas por la entidad resultante en el código postal en el que tenga la mayor presencia física de oficinas de entidades financieras competidoras.

Ello se garantiza durante un período de 3 años. La CNMC considera que estos compromisos son»adecuados para solucionar los problemas de competencia que presentaba la operación», en la medida en que neutralizan o mitigan los riesgos identificados, y vigilará el cumplimiento de los mismos por parte de Unicaja, quien deberá informar a la CNMC en los plazos acordados para ello durante su vigencia