La Generalitat su suma al Gobierno y presiona a Nissan para que ceda sus fábricas a Great Wall Motors

Roger Torrent insta a la multinacional nipona a "hacer un esfuerzo" para garantizar la reindustrialización de sus plantas de Barcelona

Fábrica Nissan de Barcelona / EFE

La Generalitat su suma al Gobierno y ha presionado a Nissan para que ceda sus fábricas a Great Wall Motors una vez que abandone sus plantas de Barcelona el próximo 31 de diciembre. El tiempo se agota, por lo que el conseller de Empresa, Roger Torrent, ha pedido a la multinacional nipona que intente llegar a un acuerdo con el Ejecutivo central y la compañía china para garantizar la reindustrialización de los centros de Zona Franca, Sant Andreu de la Barca y Montcada i Reixach.

“Todo el mundo tiene que entender, y Nissan también, que es importante que todos hagamos un esfuerzo para consolidar la reindustrialización porque nos jugamos puestos de trabajo y el reposicionamiento del sector de la automoción”, ha asegurado Torrent este sábado en declaraciones a RAC1.

“Es importante que todos hagamos un esfuerzo para consolidar la reindustrialización porque nos jugamos puestos de trabajo y el reposicionamiento del sector de la automoción”

Roger Torrent, conseller de Empresa

Nissan y el Gobierno de confiaban en sellar el acuerdo con la empresa china, la candidata ideal para dar el relevo, en este mes de noviembre. Sin embargo, el pacto está en peligro porque Great Wall Motors no quedó muy convencida de los activos de la planta barcelonesa y, junto con el replanteamiento de sus planes para el mercado europeo, tiene ahora dudas de quedarse con la instalación. Eso sí, más dinero público podría suponer un impulso para llevar a cabo la inversión, según informó Economía Digital.

Factoría de Nissan en la Zona Franca de Barcelona. EFE

“Solicitan un aumento de los incentivos por parte de las administraciones”, explicaron a este medio fuentes del comité de empresa de Nissan tras la reunión celebrada este miércoles por la noche en un encuentro extraordinario tras conocer los resultados de la auditoría que Great Wall Motors hizo de las instalaciones de la organización nipona. El plan inicial del Gobierno y la Generalitat ya contemplaba una inyección de recursos de aproximadamente 100 millones de euros para poner en marcha la producción de los vehículos de la marca china.

El Gobierno, con la petición de más ayudas públicas sobre la mesa, ha presionado a Nissan y le ha exigido un trabajo colectivo para convencer al fabricante chino. Y es que, desde el ministerio de Industria existen dudas sobre si la firma nipona, actual propietaria de la instalación, se está esforzando para alcanzar un pacto. “No es el momento para hacer negocio con las fábricas que abandona”, acusaron fuentes del departamento que dirige Reyes Maroto.

El Govern reivindica su compromiso con la continuidad industrial

El Govern, en medio de las negociaciones, ha querido reivindicar su compromiso con reindustralización en la región. Este viernes, Torrent aseguró en rueda de prensa que el Ejecutivo catalán está “absolutamente comprometido” en darle continuidad a las plantas de Nissan y que estaba trabajando “intensamente” en las diferentes propuestas que había encima de la mesa.

En este sentido, en declaraciones a la cadena de radio catalana ha afirmado que además del proyecto con Great Wall Motors también hay otras dos iniciativas pendientes que aportan “valor añadido” como son el de fabricante de motocicletas eléctricas Silence y el Hub de Descarbonización de Barcelona, que lidera QEV Technologies.

Noelia Tabanera
Carles Huguet