La mesa de reindustrialización de Nissan exige más información al hub antes de lanzar el concurso

Un video en el que se dudaba del proyecto de QEV Technologies encendió las alarmas en la mesa de reindustrialización, que prevé poder adjudicar la fábrica a finales de julio

El consejero delegado de QEV Technologies, Joan Orús, durante la presentación de Zeroid.

El consejero delegado de QEV Technologies, Joan Orús, durante la presentación de Zeroid.

El concurso público para ocupar los terrenos de Nissan en la Zona Franca de Barcelona se demora y vuelve el malestar dentro de la mesa de reindustrialización. El motivo es, en parte, las dudas surgidas sobre la solvencia y la capacidad de la empresa catalana QEV Technologies, principal empresa del hub de descarbonización, de llevar a cabo un proyecto como el que propone.

En un principio, el concurso estaba previsto que se lanzara a principios del mes de mayo, pero la mesa ha optado por pedir más información al hub en aras de hacer el proceso «lo más transparente posible», sin que queden dudas respecto a la viabilidad de los proyectos, según explican a Economía Digital fuentes cercanas al proceso.

Las dudas surgen principalmente por la publicación de un vídeo reportaje de Carwow.es en el que se cuestiona que QEV sea capaz de producir y vender los 60.000 vehículos que promete, y critica también que la empresa no fabrica la base del vehículo, sino que lo importa de China y lo ensambla. De todos modos, esa parte la explicó Joan Orús, CEO de la empresa, en la presentación del proyecto, en la que recalcó que era parte de su estrategia inicial para luego poder fabricar desde Barcelona.

Asimismo, desde el Consorcio de la Zona Franca explican que se está cocinando el redactado del concurso a nivel jurídico y que la prioridad «es que todo sea impecable para que haya las máximas garantías», algo que «es lento y nos está llevando más tiempo del previsto», lo que es también uno de los motivos del aplazo. «Con el hub de descarbonización queremos las máximas garantías y estar muy seguros que funcionará, hay muchos empleos en juego», aseguran.

De ese modo, el calendario que se estima dentro de la mesa de reindustrialización, que forman el Consorcio, el Gobierno, la Generalitat, Nissan y los sindicatos, es que el concurso salga a finales del mes de mayo. A partir de aquí habrá 30 días para presentarse, y una vez cerrado el concurso, se necesitarán 30 días más para valorar y hacer la adjudicación final. Si todo va sobre lo previsto, el proceso estaría terminado el 31 de julio.

Un gran concurso para toda la fábrica

La consultora encargada de auditar los proyectos es KPMG, que en ningún momento ha alertado de posibles irregularidades en los proyectos presentados hasta el momento, y ha pedido garantías tanto a Silence como a todos los integrantes del hub. Aun así, se están pidiendo más comprobaciones.

En un inicio, se planteaba que el concurso fuera para la parte logística, pero finalmente se ha decidido que sea para toda la fábrica pero que esté determinado qué parte de terreno es para cada empresa y uso. Este cambio de última hora ha provocado también una demora en el redactado.

Así pues, en el concurso se tendrán en cuenta la mejor combinación de proyectos y se priorizarán los industriales, algo que los sindicatos reivindican fervientemente, aunque también se pueden considerar iniciativas logísticas. Las cuestiones de más peso serán el número de puestos de trabajo y la solidez financiera de los proyectos a largo plazo.

Como ya relató en una entrevista en este medio el delegado especial del Estado en el Consorcio, Pere Navarro: «Iremos a un mix entre industria y logística, que es lo que queríamos desde el principio. Somos optimistas». Aun así, las bases más concretas del concurso aún no se han hecho públicas.

Enfado de los sindicatos

Las demoras de los últimos meses tienen en ascuas a los sindicatos, que critican que «se están dando señales de irresponsabilidad y falta de cumplimiento respecto lo que se acuerda en la mesa de reindustrialización, como por ejemplo la demora constante de los plazo que se acuerdan».

Según ellos, hace ya más de dos meses que debería estar todo en marcha y «no se está teniendo en cuenta que hay más de 1.400 trabajadores consumiendo meses de paro que no deberían» debido a las demoras, pero consideran que la opción del hub y QEV Technologies es «la opción ganadora porque garantizan la ocupación de la parte más industrial».

El proyecto de QEV Technologies

El proyecto de QEV Technologies concretó en su presentación que prevé producir 60.000 unidades de furgonetas eléctricas al año a partir de 2025 con su marca Zeroid y generar un millar de puestos de trabajo, con la voluntad de absorber la totalidad de la antigua plantilla de Nissan en Barcelona.

Asimismo, prevé sumar 200 millones de euros en ampliaciones de capital, que se sumarían a los entre 100 y 150 millones que el hub ha pedido a las administraciones en ayudas, financiaciones y préstamos a largo plazo; mientras que la inversión total del conjunto de las empresas será de 800 millones de euros.