Los empleados de Endesa muestran su indignación por los excluidos del teletrabajo

La dirección de la compañía deja fuera la posibilidad de teletrabajar al 49% de la plantilla

Endesa

Fachada de la sede de Endesa./ EFE

La organización sindical de CCOO en Endesa ha mostrado su «indignación» por la relación de trabajadores que podrán acogerse al teletrabajo propuesta por la dirección de la compañía durante la reunión entre ambas partes para negociar el teletrabajo que tuvo lugar el 28 de abril.

Según ha informado en un comunicado, el sindicato comunicó a cada uno de los trabajadores de la empresa que preside José Damián Bogas si van a poder acogerse o no a la modalidad de teletrabajo, lo que provocó la indignación de «gran parte de los afectados».

De momento, la dirección deja fuera la posibilidad de teletrabajar al 49% de la plantilla de empleados de la compañía, un porcentaje inferior al inicialmente previsto que se situaba en el 55%, según ha apuntado CCOO Endesa.

Para el colectivo de empleados, el «eje fundamental» de la negociación es «hacer extensivo el teletrabajo al mayor número de plantilla posible, partiendo de la base de los que han estado en teletrabajo durante la pandemia», y también, «evitar discriminaciones y arbitrariedades».

Por ello, ha reivindicado la necesidad de «garantizar el derecho de igualdad de trato» y poner en valor la implantación del teletrabajo, puesto que lo consideran «una medida de conciliación de la vida laboral y personal».

Comisión paritaria

CCOO ha insistido en la necesidad de «constituir una comisión paritaria», que incluya a la dirección y las secciones sindicales, para «analizar cada una de las unidades excluidas» y «recalificar la relación de puestos de trabajo susceptibles de teletrabajar».

También, ha recordado que la próxima reunión entre el sindicato y la dirección de la compañía será el jueves 12 de mayo a las 11.00 h.

Negociación del teletrabajo

Después de la reunión, que fue la tercera para negociar el teletrabajo, el sindicato ya mostró su descontento y alertó que recabarían información entre los afectados para «mejorar» la propuesta y tratar de extender el acuerdo final «a más personas trabajadoras».

El sindicato tachó de «inflexible» la posición mostrada por la dirección, a la cual recordó «su obligación» como parte negociadora de «valorar las reivindicaciones de la plantilla» y también «los motivos en que justifican, argumentado la aceptación o rechazo de las propuestas».

En este sentido, subrayaron que “ambas partes estarán obligadas a negociar bajo el principio de la buena fe”, tal y como «recoge el art 89.1 del Estatuto de los trabajadores».