NH, Meliá y Barceló pierden 1.100M en el peor año de su historia

Las tres grandes compañías hoteleras no esperan la recuperación para este verano

Era inevitable que las grandes hoteleras cerraran el año con malos resultados. El duro confinamiento de la primera ola del coronavirus y las posteriores restricciones a la movilidad entre países —también dentro de ellos— convirtieron 2020 en el peor año del turismo en España.

Así, Barceló, NH y Meliá, tres de las diez grandes hoteleras en España por volumen de negocio, sumaron 1.104 millones de euros en números rojos al cierre del ejercicio, en claro contraste con los beneficios obtenidos un año antes.

Es la primera factura que se puede contabilizar de las grandes empresas, que presentaron sus resultados ante los medios de comunicación (Barceló) y ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) durante esta semana (Meliá y NH).

Todas ellas coinciden en que la recuperación real del sector no llegará hasta 2022. Los primeros brotes verdes pueden verse en verano, pero se observarán en los niveles de ocupación hotelera (camas disponibles) y no en el precio.

Barceló indicó que el análisis de reservas marcaba una concentración de la demanda en el muy corto plazo a partir del final de verano —sin perspectivas de cara a Semana Santa—, pero con un nivel un 50% inferior respecto a un periodo estival en condiciones normales.

De momento, la caída del negocio que se ha registrado no tiene precedentes. El volumen de facturación se ha reducido a doble dígito, en porcentajes iguales o superiores al 60%.

Otro denominador común en las cuentas de las grandes compañías ha sido la rebaja de la partida de costes al máximo durante esta etapa de hibernación.

Por ejemplo, los datos remitidos al regulador bursátil revelan que NH y Meliá lograron ahorrar de manera conjunta más de 100 millones de euros en alquileres durante los doce meses del año.

La partida de gastos en alquileres se ajustó, según reconocieron ambas empresas, gracias a la renegociación con los propietarios de hoteles en alquiler y la posterior condonación o moratoria de la renta.

NH y Meliá rebajaron sus gastos de alquileres en más de 100 millones de manera conjunta

También se recortó la partida de gastos de personal. En el caso de NH, estos costes se redujeron casi a la mitad (-46,7%) respecto a 2019, hasta alcanzar los 268,4 millones de euros. Meliá los redujo en un 58,5% respecto al mismo periodo del año anterior.

Resiste la zona litoral y pinchan las zonas urbanas

Por hoteleras, cada una señaló sus plazas más fuertes y también las que más han sufrido la crisis sanitaria. En este sentido, Meliá puso en valor en España el rendimiento de los hoteles en las Islas Canarias durante el cuarto trimestre del año.

La región insular vive habitualmente entre octubre y diciembre su temporada “alta”. Pero este 2020 “ha adolecido de cliente internacional”, según reconoció. Sin embargo y pese a las dificultades para la movilidad local, Canarias registró “una mayor demanda nacional de la habitual”.

No todas las regiones respondieron del mismo modo. La nota negativa la pusieron los destinos urbanos, que han estado muy paralizados por la ausencia del segmento MICE (Meetings, Incentives, Conventions and Events), Corporate y cliente directo a causa de los confinamientos perimetrales y las restricciones en las políticas de viaje de las propias empresas.

En un contexto global, NH señala España como uno de los países donde más cayó la demanda (-81%), lo que por debajo de la actividad registrada en Benelux (-87,0%) y Europa Central (-83,1%), aunque por encima de Italia (-79,7%).