Opa a Naturgy: el Gobierno obliga a IFM a apoyar a Reynés durante cinco años

El Consejo de Ministros aprueba la opa del fondo australiano IFM sobre el 22,7% de Naturgy con condiciones

Francisco Reynés, presidente de Naturgy. EFE

Francisco Reynés, presidente de Naturgy. EFE

El Gobierno ha apurado los seis meses que tenía para dar luz verde a la opa de IFM sobre Naturgy, y lo ha hecho pero con condiciones, como se esperaba. Durante cinco años, el fondo australiano deberá apoyar una serie de medidas, coherentes con la línea marcada por el presidente de la compañía, Francisco Reynés, en el último plan estratégico.

El Consejo de Ministros ha aprobado al fin este martes, a tres días del fin de plazo, la oferta pública de adquisición del 22,69% de Naturgy por parte del fondo IFM a 22,07 euros por acción, precio ajustado a la baja en dos ocasiones para compensar los dividendos repartidos por la energética desde el anuncio de la opa. La última vez, este mismo lunes.

Según ha anunciado la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, IFM “deberá apoyar en los próximos cinco años, proyectos vinculados a la transición energética en España”. El plan estratégico 2021-2015 de Naturgy, presentado la semana pasada por Reynés, incide justamente en ello, con 8.700 millones de inversión en renovables prevista.

También exige al fondo que respalde el mantenimiento de la sede social de la compañía en España, algo que ahora mismo no está en duda, y que no se muestre favorable a ninguna desinversión al margen de las previstas o las que pueda proponer la presidencia de la empresa participada por La Caixa y los fondos GIP y CVC.

Tampoco podrá proponer o secundar la exclusión de Naturgy de bolsa y deberá favorecer “una política de dividendos prudente”, pues el Gobierno teme que los fondos de inversión vacíen la compañía. La hoja de ruta de Naturgy para el próximo lustro ya incluye una bajada del pay-out.

Ribera incide en el mantenimiento del empleo en Naturgy

En lo que más ha incidido Ribera es en el empleo, no solo en que se mantenga en España sino en que no haya nuevos procesos de salidas como el recientemente cerrado. Así, ha puesto también como condición un mantenimiento “significativo” del empleo.

“Es fundamental que se cubran todos los aspectos sensibles en estos años de recuperación, incluido el empleo. El empleo es fundamental es una empresa como Naturgy. Queremos que se mantenga en España, independientemente de las inversiones”, ha explicado Ribera.

El empleo precisamente ha sufrido en los últimos años en la gasista líder del país. Ha vivido un goteo de salidas que han culminado en un plan de bajas por el que ya han dejado la compañía 600 personas en las últimas semanas.

Con respecto a todas las condiciones, las ha calificado de “enormemente garantistas”, y aunque considera a IFM un inversor estable, también ha asegurado que era imprescindible que el acuerdo del Consejo de Ministros aportase “tranquilidad” con respecto al futuro de la compañía tanto al Gobierno, por su carácter estratégico, como a la plantilla.

El fondo IFM ya ha manifestado en varias ocasiones que no quiere un cambio de rumbo en Naturgy y que apoya la línea marcada por Reynés, pese a que no se ha pronunciado tras la presentación del plan estratégico.