Seat pierde un cuarto de las ventas por el coronavirus

La compañía cierra 2020 con unas ventas de 427.000 coches, la cifra más baja desde 2016, pero confía en que la ofensiva eléctrica reanime la actividad este año

Tras anunciar una caída de la producción del 30%, Seat revela que las ventas bajaron el 25% en 2020. Como el resto de la industria automovilística, la compañía española sufrió las consecuencias de la pandemia y las duras restricciones que impusieron los gobiernos para restringir la movilidad. Tras un 2019 de récord, la organización tuvo que conformarse con entregar 427.000 coches a lo largo del último año frente a los 574.100 de la campaña anterior.

La filial de Volkswagen AG –que también engloba a Volkswagen, Audi, Porsche y Skoda— defendió que los resultados están en línea con el desempeño del sector en Europa. De hecho, Renault también admitió este martes un descenso del 21,3% de las ventas. “El año 2020 ha sido un año muy difícil por la paralización que provocó la Covid-19 durante la primavera y los efectos de la segunda ola en la última parte del año”, lamentó el presidente del fabricante, Wayne Griffiths.

Por mercados, Alemania se consolidó como la región más importante para la marca a pesar del descenso del 17,4% de las ventas con 109.500 coches entregados. Las matriculaciones en España cayeron el 32,1% y se quedaron en 73.000. El tercer territorio más relevante para Seat fue Reino Unido, con 45.600 automóviles matriculados y un descenso del 33,8%.

“España y el Reino Unido han sido los dos principales mercados europeos en los que el sector del automóvil se ha visto más afectado por la crisis del coronavirus”, defendió la empresa en un comunicado. Y añadió: “Antes de la pandemia, las ventas crecían el 6%”.

Pese a la crisis, el grupo logró que las ventas de la marca Cupra crecieran frente a 2019. La enseña bajo la que el conglomerado comercializará sus primeros vehículos eléctricos cerró el año con 27.400 coches entregados, el 11% más que la temporada anterior (24.700). Al éxito contribuyó el lanzamiento del Cupra Formentor en otoño, el primer automóvil propio de la nueva gama premium del fabricante.

El coronavirus devuelve las ventas de Seat a 2016

La pandemia provocó que las ventas de Seat volvieran a 2016, cuando el grupo apenas había iniciado el lanzamiento de sus nuevos modelos SUV: el Seat Ateca llevaba seis meses en el mercado y todavía no había noticias del Seat Arona y el Seat Tarraco. Entonces, la firma entregó 410.000 vehículos, cifras que no se alcanzaban desde antes de la crisis económica de 2008.

No obstante, la compañía con sede en Martorell (Barcelona) confía en una rápida recuperación. “El primer trimestre de 2021 será complicado por las restricciones, pero somos optimistas y prevemos alcanzar un sólido crecimiento en 2021. Cuando mejore la situación sanitaria y se retiren las limitaciones a la movilidad se recuperarán las ventas”, señaló Griffiths.

Por el momento, el ejercicio empezó torcido por la falta de semiconductores, un componente clave para fabricar los coches de la marca. Ante el desabastecimiento de estas piezas, la sociedad tiene en marcha un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que mandará a 550 trabajadores a casa durante cuatro meses y contempla el cierre de su planta hasta 20 días en los próximos seis meses.

Seat confía en recuperar la producción perdida, por lo que no ha modificado la previsión de ensamblar 483.000 vehículos, el segundo mayor registro de la historia solo superado por el dato obtenido en 2019, cuando se rebasaron las 500.000 unidades.