Seat supera las previsiones de VW: prevé recuperarse en 2021

La firma española augura una producción de 483.000 coches el año que viene, la segunda mejor de todo el siglo XXI, a pesar de la crisis del coronavirus

Dos operarios de la fábrica de Seat en Martorell trabajan en el montaje de un Seat Arona. Seat.

La fábrica de Seat en Martorell (Barcelona) se prepara para recobrar el ritmo en 2021. Tras un 2020 en el que la pandemia golpeó la producción hasta recortarla en un 30%, la dirección de la automovilística española diseña un calendario precovid con la perspectiva de sacar a la carretera 483.000 coches. Solo superada por el registro obtenido en 2019, la cifra desafía las previsiones realizadas por Volkswagen, que retrasan la recuperación hasta 2022.

La compañía comunicó este lunes a sus trabajadores las perspectivas de trabajo para la próxima campaña. Y, a diferencia de los augurios realizados por Volkswagen AG –el conglomerado que también engloba a Volkswagen, Skoda, Audi y Porsche–, no piensa en un año de transición: dibuja el mejor ejercicio del siglo XXI, solamente detrás de 2019, y en los mismos números que 2001.

El primer calendario con la firma de Wayne Griffiths, presidente del fabricante desde el mes de septiembre, insufla optimismo con 224 jornadas laborales. El papel lo aguanta todo, pero la previsión del británico es elevar un 38% la producción frente a un 2020 en el que apenas se alcanzarán las 350.000 unidades puestas a la carretera por culpa del virus, que obligó a cerrar la planta durante seis minutos y segó la demanda de coches.

La compañía desafía a los grandes dirigentes de la automoción europea, que no vislumbran una recuperación del sector hasta 2022. De hecho, el propio Herbert Diess, consejero delegado de Volkswagen AG, advirtió hace unas semanas que 2021 sería un ejercicio de transición. “En 2022 la compañía debería volver a los niveles anteriores a la crisis”, señaló.

En los mismos términos se pronunció un viejo conocido de la marca española, Luca de Meo. El expresidente de Seat y actual consejero delegado de Renault piensa que la recuperación “no se dará hasta 2022”, pero confía en que los brotes verdes llegarán “a partir de la primavera de 2021, cuando se notará un rebote muy rápido a medida que se vayan levantando las restricciones porque la gente querrá consumir”.

Las expectativas son incluso peores para el mercado español, tradicionalmente más lento que la media europea. “El español es el mercado europeo que más lento sube y las previsiones del PIB y de los analistas no son las mejores; creemos que en 2022 empezará la recuperación y que a finales de año volveremos a cifras parecidas a las de 2019”, explican desde la patronal de fabricantes Anfac.

La gama de productos de Seat

A pesar de las restricciones existentes en algunos de sus principales mercados europeos, Seat confía en su gama de productos para alcanzar la cifra prometida. Especialmente en las nuevas versiones híbridas del Seat León y el Cupra Formentor.

Será en 2021 cuando ambos vehículos completen un año entero en el mercado, pues la firma española lanzó al mercado una nueva versión del Seat León este año, que no se pudo comercializar de forma masiva hasta mediados de ejercicio. Lo mismo sucedió con el nuevo Cupra Formentor, para muchos “el mejor coche hecho jamás en Martorell”.

Los dos modelos serán la punta de lanza detrás de la que irán tanto el Seat Arona como el Seat Ibiza, dos automóviles con unas ventas estables que disfrutarán de un restyling el año próximo; un lavado de imagen que podría hacer repuntar su éxito comercial.

Más complicado parece que despierte el Audi A1. El coche de la enseña alemana no se ganó el favor del público y las matriculaciones previstas rápidamente fueron sustituidas por cálculos más conservadores.