Thermomix Vs Lidl: arranca el juicio por la patente del robot de cocina

El grupo alemán Vorwerk, fabricante de Thermomix, lleva a Lidl a juicio por vulnerar presuntamente su patente al comercializar con Monsieur Cuisine

Lidl se enfrenta este martes en el Juzgado Mercantil número 5 de Barcelona al grupo Vorwerk, fabricante del robot de cocina Thermomix. La compañía alemana acusó a la cadena de supermercados por vulnerar presuntamente su patente al importar y comercializar en España un electrodoméstico similar de la marca SilverCrest: el Monsieur Cuisine Connect, todo un éxito de ventas.

A diferencia de la Thermomix de Vorwek, cuyo precio supera los 1.000 euros, la de Lidl salió al mercado por un valor casi tres veces menor -unos 360 euros- pero con unas características muy parecidas. Cada vez que el supermercado la pone a la venta agota las existencias en pocas horas.

En el proceso, el grupo alemán alega que Lidl ha violado su patente y exige una indemnización de daños y perjuicios del 10% sobre el importe bruto de la cifra de ventas de los productos presuntamente infractores. Por el contrario, Lidl niega que su robot de cocina infrinja la patente de la Thermomix, por lo que pide al juzgado que declare la nulidad de la patente de Vorwerk por “falta de novedad, de actividad inventiva y por adición de materia” a través de otra demanda cruzada.

La sesión de este martes arrancará a las 10 horas con las periciales de validez de la patente, mientras que el miércoles se prevén las pruebas de las infracciones y, el jueves, las conclusiones. Como precedente está el ejemplo de Francia, donde el Tribunal de Gran Instancia de París falló contra la cadena de distribución el pasado 29 de mayo de 2019 y dictó medidas cautelares.

El robot de cocina barato de Lidl, Monsieur Cuisine Plus, una versión mejorada de su electrodoméstico que asusta a Thermomix / Lidl

Thermomix y la justicia española

La guerra de los robots de cocina vuelve a los juzgados de la Península Ibérica diez años después. Fue en 2007 cuando la española Taurus lanzó al mercado MyCook, competencia de Thermomix. La respuesta de la empresa alemana fue presentar una demanda contra la recién llegada en el sector, precisamente en el juzgado de lo mercantil número 5 de Barcelona, que estimó parcialmente la petición y forzó la eliminación algunos elementos del nuevo robot, como el cestillo metálico.

Ambas compañías recurrieron el recurso y en 2010 la Audiencia Provincial de Barcelona desestimó la apelación de la firma germana y rechazó 23 de los 24 argumentos de la patente de Vorwek. El procedimiento llegó hasta el Tribunal Supremo, que hasta 2013 no confirmó la sentencia de la Audiencia y legitimó la venta de los robots MyCook.