Mutua Intercomarcal aprovecha la crisis para reciclarse

stop

La compañía catalana, consciente de que los planes de futuro dependen de la nueva ley de mutuas, aspira a reeditar el resultado positivo de 2013

La dirección de Mutua Intercontinental presenta los resultados de 2013 | ED

17 de octubre de 2014 (17:03 CET)

Las mutuas esperan con expectación el nuevo marco legal que regulará y definirá su personalidad y su relación con la Administración. El trámite de discusión y aprobación parlamentaria de la ley de mutuas permitirá precisar sus estrategias. Hasta entonces, está vigente una moratoria desde hace cinco años. Una situación que ata de pies y manos los planes de futuro de las empresas del sector.

Pero como reza el refrán: de la necesidad, virtud. Y esa parece que ha sido la máxima de Mútua Intercomarcal que, con más de 75 años de experiencia, han aprovechado estos años de travesía normativa y de crisis para invertir en formación.

La Cambra de Barcelona, un socio estratégico

“En esta época de crisis, de limitación de nuestro crecimiento, hemos entendido que era el momento en el que apostar por la formación, y que el reciclaje nos haría más fuertes para afrontar los retos del futuro inmediato”, explica el director de recursos humanos, Joan Monforte.

Mutua Intercomarcal ha iniciado varias acciones tanto internas como externas, encuadradas en el plan de formación de 2014. Y para ello, la compañía ha encontrado en la Cambra de Comerç de Barcelona un socio estratégico.

Dirección comercial y estratégica

“Cambra no es un proveedor de servicios al uso, sino un verdadero aliado que se implica en nuestra necesidades, y ofrece una destacable capacidad de transformación”, detalla Monforte, un directivo de la compañía que participa de manera activa en los talleres que Cambra organiza para empresarios.

El abanico es amplio y variado. Hay programas de dirección estratégica de pymes para que los directivos aprendan a tomar las mejores decisiones para sus empresas; los que están dirigidos a la dirección comercial y márketing o los cursos enfocados en consejero s de empresa familiar, son sólo una muestra de la formación que ofrece la entidad presidida por Miquel Valls.

Formación a medida


Estos cursos, junto con el asesoramiento continuo que ofrece Cambra, otorgan las herramientas necesarias para encarar el día a día y trazar las estrategias futuras. Aunque como cada empresa es un mundo, la formación a medida es otra de las ventajas de las que ha sacado provecho Mutua Intercomarcal en los años de crisis.

Monforte sostiene que la mejor experiencia de éxito con Cambra Barcelona ha sido, precisamente, con estos programadas adaptados a sus necesidades. Prueba de ello es un curso sobre habilidades de comunicación que, a priori, la empresa organizó para un grupo de 10 personas y que se acabó impartiendo para el 90% de una plantilla de 280 personas.

Aportar seguridad y confianza

“En un entorno como el actual, cambiante, incierto, difícil y desafiante, contar con un socio estratégico como la Cambra, aporta seguridad, confianza y estímulo: elementos básicos para favorecer el crecimiento y la cooperación entre las empresas”, puntualiza Monforte.

Los planes de futuro de Mutua Intercomarcal se circunscriben a la aprobación de la nueva ley. Aunque sobrevuela la intención de mejorar la presencia física en el territorio --ahora cuenta con 32 sucursales en toda España-- así como ampliar el equipo. En cuanto al resultado, la empresa espera cerrar 2014 en línea con 2013, cuyo beneficio ascendió a los 13,5 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad