Ana Botín, presidenta del Banco Santander, junto al presidente de Goldman Sachs, David Salomon, el del Banco Mundial, David Malpass, e Ivanka Trump, en su intervención el 18 de octubre. Twitter @AnaBotin

Ana Botín se acerca a la Casa Blanca en su 'road show' estadounidense

stop

La presidenta del Banco Santander concentra su labor institucional en los EEUU, en plena venta de Puerto Rico, anunciada tras coincidir con Ivanka Trump

Cristina Triana

Economía Digital

Ana Botín, presidenta del Banco Santander, junto al presidente de Goldman Sachs, David Salomon, el del Banco Mundial, David Malpass, e Ivanka Trump, en su intervención el 18 de octubre. Twitter @AnaBotin

Madrid, 24 de octubre de 2019 (04:55 CET)

Ana Botín, presidenta del Banco Santander, ha volcado gran parte de su actividad institucional en los Estados Unidos en octubre, en un contexto de tipos negativos en Europa y de presión por el brexit, pero también de reorganización de las actividades del banco en el entorno del país liderado por Donald Trump.

"Acabo de finalizar una semana muy intensa en D.C, donde mi equipo -del que dos tercios son mujeres- se han entrevistado con ministros de finanzas, gobernadores de bancos centrales, clientes y participantes de numerosos paneles", señala Botín en una de sus últimas entradas en Twitter.

La ejecutiva, además, reconoce en un artículo que, tras sus encuentros en el Fondo Monetario InternacionalBanco Mundial, se siente muy esperanzada con el "futuro" del Santander y aprovecha para lanzar un guiño a la fortaleza de la economía americana e, indirectamente, a la administración Trump.

Botín reconoce que existe pesimismo sobre la economía por una serie de factores, como los tipos de interés negativos en la Unión Europea, el brexit o el impacto de las disputas entre Estados Unidos y China, pero apoya un escenario distinto. "Yo, y siento que es algo compartido por muchos asistentes, me voy con una sensación positiva sobre las perspectivas económicas mundial, especialmente porque el consumo en los Estados Unidos se mantiene. Esto es bueno para nuestros negocios en Estados Unidos", apunta Ana Botín pocos días después de haberse sentado al lado de una de las manos derechas de Trump.

El 18 de octubre, en el que habría sido su última intervención pública en Estados Unidos, la presidenta del Banco Santander coincidió con la hija del presidente de los Estados Unidos, Ivanka Trump, como panelista en el encuentro anual del Banco Mundial. Junto al presidente de Goldman Sachs, David Solomon, debatieron sobre una temática en la que encuentran afinidades, como es el del empoderamiento femenino; en este caso en el mundo de las finanzas.

Botín se ha declarado abiertamente feminista y ha acelerado los compromisos del banco para incrementar la participación de mujeres en el equipo directivo. Por su parte, Ivanka Trump es la cara visible de la administración norteamericana cuando se trata de incentivos a la política de igualdad de oportunidades 

Después de esta cita, la presidente del Banco Santander continuó trabajando, pero dejó aparcada las responsabilidades institucionales para ejercer las ejecutivas. Este mismo lunes, apenas un fin de semana después de su intervención en el Banco Mundial, el Banco Santander daba a conocer dos planes para Estados Unidos. Los de crecimiento, llegaron a primera hora de la mañana, cuando el consejero delegado de Santander US, Scott Powell, adelantaba a Financial Times quería lanzar una plataforma online para captar depósitos, en un movimiento previo a lo que sería una actividad bancaria más activa, con el desembarco de Openbank.

Por la noche, sin embargo, el banco daba un mensaje que podía resultar contradictorio, con la venta de su banco minorista en Puerto Rico a FirstBank. Una desinversión, que vía nota de prensa, el mismo Powell valoraba positivamente, con un guiño hacia las ventajas para el cliente. "Una vez completada la operación, la entidad resultante de la integración de FirstBank Puerto Rico y Santander Bancorp Puerto Rico ofrecerá una amplia oferta de productos y servicios para particulares y empresas, con tamaño para competir con una mejor red comercial que beneficiará a los clientes actuales de ambas entidades, así como a futuros clientes", apuntaba.

Botín y su sensibilidad en un momento electoral

Puerto Rico no es un estado de la unión de los Estados Unidos, pero sí un estado libre asociado y sus ciudadanos cuentan con la nacionalidad estadounidense. Electoralmente, los portorriqueños tienen menos derechos que otros ciudadanos estadounidenses, ya que no votan en las elecciones presidenciales, a las que Donald Trump quiere concurrir, pero existe una gran representatividad en Florida. Este estado sí es clave para Trump y el voto latino se perfila como uno de los decisivos en la cita con las urnas de 2020, al que el presidente norteamericano -e Ivanka Trump ha participado en ella- trata de atraer con su política hacia Venezuela.

La combativa actitud que ha mantenido el presidente norteamericano con todo lo que fuera penalizar a las empresas que no apostaban por Estados Unidos a lo largo de los últimos años, podría estar detrás de la sutilidad con la que Banco Santander ha acentuado sus guiños a la administración Trump, de manera que la venta de Puerto Rico fuera bien digerida y no creara un choque institucional.

La propia Ana Botín ha hecho suyo el discurso de apoyo a Estados Unidos y ha invertido mucho tiempo en el país en octubre; mes el que ha visitado varias ciudades norteamericanas -Boston, Nueva York o Washington-, dando cuenta en Twitter de su actividad.

Además, la ejecutiva aprovechó su intervención en el Economic Club de New York el 7 de octubre para anunciar que se incorporaba al consejo de administración de Banco Santander US, como un signo de confianza y apoyo hacia el negocio del banco en el país y a pesar de que los analistas le preguntaban las razones por las que no vendía la entidad, tal como aseguró durante su discurso.

En los resultados semestrales, el banco ya colocó a Estados Unidos como uno de sus diez mercados clave. Este país fue la cuarta geografía (el quinto segmento si se incluye Santander Consumer Finance) por aportación de beneficios, con 465 millones, un 30% más en el mismo periodo del año anterior.

Está previsto que el Banco Santander presente sus resultados correspondientes a los 9 primeros meses del año el 30 de octubre. La entidad financiera ya ha adelantado que asumirá un impacto de 1.500 millones para ajustar el valor del fondo de comercio ligado a la su filial en Reino Unido, Santander UK.

El primer banco español que presentará resultados será Banco Sabadell, que lo hará este viernes.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad