María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter.

Bankinter inicia las protestas por el impuesto de la hipoteca

stop

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, advierte de los problemas de "seguridad jurídica" que puede traer el impuesto de las hipotecas

Barcelona, 19 de octubre de 2018 (10:27 CET)

La decisión del Tribunal Supremo de modificar la jurisprudencia anterior e interpretar que los bancos deben asumir el impuesto de las hipotecas tiene al sector financiero sumido en un desastre y enviando sendas advertencias. Incluso hay quien dice que España "se juega la reputación de ser un país serio" con los préstamos hipotecarios.

Así lo manifestó la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, que se mostró contraria a la retroactividad de la decisión del Supremo. No obstante, alegó que si el tribunal determina que lo correcto fiscalmente es que sea el banco y no el cliente el que abone el impuesto, "se cumple lo que sea determinado y punto".

Pero antes de llegar ahí, Bankinter avisa: "Si la norma vigente hasta ahora establece lo contrario, y ese cambio conlleva un gigantesco impacto, hay que hacerlo con cuidado", comentó Dancausa en una entrevista con Expansión. Habría que poner una fecha de entrada en vigor de la nueva modalidad, y "en ningún caso hacer retroactiva la decisión", dijo.

"Estamos coqueteando alegremente con algo tan importante como la seguridad jurídica", alertó Dancausa. Bankinter figura en la lista de los bancos que posiblemente serán más afectados por la sentencia del Supremo, como es también el caso de entidades como Bankia, Caixabank y el Santander.

Golpe inmediato a la banca por el impuesto de las hipotecas

Todos los planes a corto, mediano y largo plazo de la banca quedaron en stand-by el jueves, cuando el Supremo resolvió que que son los bancos, y no los clientes, los que deben asumir los gastos derivados del impuesto en las escrituras notariales de los préstamos hipotecarios. Las reclamaciones y las alertas de los analistas llegaron en cascada.

La agencia Moody's calcula en 4.000 millones de euros el impacto de la sentencia para la banca. La noticia provocó la caída de los bancos en el IBEX, que cerró el jueves en rojo (-1,09%) y arrojó caídas por encima del 5% a entidades como Bankia, Bankinter, Banco Santander, Banc Sabadell, BBVA y Caixabank.

El golpe a la banca sucede ante una falta de claridad sobre si la sentencia tiene o no carácter retroactivo, lo que genera angusta e incertidumbre en el sector.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad