Barcelona encabeza la élite financiera europea

stop

La capital catalana se une a otras cinco ciudades para impulsar una metodología común y una uniformidad en la presentación de las cuentas

25 de junio de 2014 (20:50 CET)

La ciudad de Barcelona puede sacar pecho de ser una rara avis en España tras cerrar 2013 con superávit. Como consecuencia de la buena salud de sus cuentas, así como de la gestión de los recursos públicos, se ha sumado a otras cinco ciudades para impulsar una nueva iniciativa centrada en la sostenibilidad y armonización de las finanzas públicas en Europa.

La capital catalana encabezará este selecto grupo --bautizado como European City Economic and Financial Governance Group-- junto a Londres, Hamburgo, Milán, Dublín y Viena. Y la ratificación del acuerdo será este jueves en Maastricht.

“Primero tendrá lugar la firma del acuerdo y, después, las seis ciudades se reunirán con el objetivo de explicar y comparar la forma que tiene cada una de ellas de gestionar las finanzas para trabajar en la misma dirección”, subrayan fuentes del Instituto Europeo de Gestión Pública (Eipa).

BCN a la cabeza, también, en planificación financiera

Barcelona presume de haber entendido ya en 2011 la necesidad de una normativa homogénea en la Unión Europea y, por ello, estableció que toda la planificación financiera y presupuestaria se orientara de acuerdo al sistema europeo de cuentas (SEC). Además, para preservar la liquidez fijó en 30 días, como máximo, el pago de las facturas a los proveedores.

“Estas medidas han ayudado a que Barcelona escapara de la crisis. Es importante que todas las administraciones públicas sigamos los mismos criterios y que las grandes ciudades hagan presión para entender la política de otra manera, enfocada en la sostenibilidad de las finanzas públicas para que Europa sea competitiva”, explica el gerente de Promoción Económica de Barcelona Jordi Joly.

Un Ecofin del mundo local

Aunque este grupo arranca con seis ciudades, nace con la voluntad de integrar a otras importantes urbes europeas. “El objetivo es que esta iniciativa se convierta en una especie de cumbre o Ecofin del mundo local”, añade Joly. Además, este grupo cuenta con el beneplácito y el apoyo de la Comisión Europea, así como del Lisbon Council y el Eipa.

El programa inicial --de 18 meses de trabajo-- estará enfocado en la uniformidad de la presentación de las cuentas y en el cálculo del déficit para cumplir en 2020 con esa metodología común de todas las administraciones públicas que demanda la UE.

Por ello, tras el encuentro de este jueves, se llevarán a cabo otras tres reuniones --en noviembre en Barcelona; en febrero de 2015 en Hamburgo; y en mayo en Milán--. Y, después, las propuestas recogidas se presentarán ante las instituciones europeas. Así, “Barcelona podrá ser reconocida a nivel europeo al sentar las bases para tomar las mejores decisiones de cara el futuro”, concluye Joly.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad