Branson alerta de los "peligros" de una alianza entre British Airways y American Airlines

stop

Han solicitado 'inmunidad antimonopolio'

Sin título

13 de agosto de 2009 (13:41 CET)

Como un peligro para los consumidores ha calificado Richard Branson, presidente de Virgin Atlantic, la posibilidad de que British Airways y American Airlines obtuvieran la inmunidad antimonopolio, tal y como ambas aerolíneas habían solicitado formalmente a las autoridades estadounidenses.

El 14 de agosto de 2008, las dos aerolíneas firmaron junto con Iberia un acuerdo para vuelos conjuntos entre Norteamérica y Europa, solicitando además la inmunidad antimonopolio ante las autoridades estadounidenses.

 Branson ha advertido a Barack Obama, presidente de EEUU, mediante una carta de los peligros que dicha alizana podría suponer para los consumidores. Para el presidente de Virgin Atlantic, el Gobierno estadounidense está en un "momento crucial" en la política de competencia entre aerolíneas, y consideró que la Administración tendrá que decidir si "estar al lado del consumidor y de la competencia o aprobar la unión de British Airways y American Airlines".

El presidente de la aerolínea británica mostró su rechazo a la concesión debido a la escasez de 'slots' -derechos de despegue y aterrizaje-. "En las raras ocasiones en las que los 'slots' están disponibles, son excesivamente caros para las aerolíneas en momentos económicos buenos y fuera del alcance en momentos difíciles", recalcó Branson en la misiva.

Asimismo, Branson apuntó que en la ruta entre Londres y Boston ambas compañías alcanzarían una cuota de mercado del 80%, en el enlace Heathrow y Miami del 70%, entre Heathrow y Chicago del 68% y entre Londres y Dallas-Fort Worth del 100%. En la ruta entre Londres-Heathrow y Nueva York-JFK la cuota se elevaría hasta el 62%, mientras que en el caso del enlace entre la capital británica y Los Angeles se situaría en el 48%.

El presidente de Virgin Atlantic consideró que en el caso de que British Airways y American Airlines obtengan la inmunidad antimonopolio, tendrían la capacidad de echar a los competidores de rutas "claves", perjudicando así a los consumidores, teniendo en cuenta que ya no existiría la presión para fijar precios competitivos, y se produciría un "inevitable" empeoramiento del servicio al cliente.

Por otro lado, Branson acusó a British Airways y American Airlines de haber solicitado a la Administración estadounidense la "suspensión de un riguroso análisis de competencia" debido a la actual coyuntura económica. "Todas las aerolíneas hacen frente a los cambios financieros y ajustan sus planes de negocios y costes sin un 'vale de comida gratuito' del Gobierno", recalcó.

Sin embargo, el presidente de la aerolínea se mostró confiado en que el Gobierno de Obama realizará un "análisis exacto" y que finalmente apueste por "defender a los consumidores". "Ahora más que nunca, los consumidores cuentan con usted para que sus intereses sean lo primero", recalcó Branson.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad