Bruselas: el rescate de Portugal rondará los 80.000 millones

stop

El Eurogrupo exige a los partidos de Portugal que tengan listo el plan de ajuste a mediados de mayo para recibir las ayudas

08 de abril de 2011 (16:19 CET)

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha confirmado este viernes que el rescate de Portugal costará alrededor de 80.000 millones de euros y cubrirá las necesidades de financiación del país durante un periodo de tres años. La asistencia financiera y el plan de ajuste que Lisboa deberá aplicar a cambio de la ayuda se empezarán a negociar "de inmediato" y se aprobarán a mediados de mayo, según han acordado los ministros de Economía de la UE en la reunión informal que celebran a las afueras de Budapest.

"El programa estará probablemente en la magnitud de alrededor de 80.000 millones de euros", ha dicho Rehn en rueda de prensa tras la reunión. El rescate incluirá "una partida específica para la estabilidad financiera y para medidas para mantener la liquidez y la solvencia en el sector bancario", aunque el comisario no ha cifrado su montante.

La UE exigirá a cambio de esta asistencia un plan de ajuste que incluya un "ambicioso programa de privatizaciones". "Ello ayudará a aliviar la carga de la deuda de Portugal", ha explicado el comisario de Asuntos Económicos.

El plan deberá basarse en "tres pilares": medidas de ajuste fiscal, reformas estructurales que eliminen "rigideces" en el mercado laboral y en el de productos, y "medidas para mantener la liquidez y la solvencia" del sector financiero, según ha explicado el primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

Las medidas de austeridad que el parlamento portugués tumbó el 23 de marzo -lo que provocó la dimisión del primer ministro, José Sócrates- serán el "punto de partida" para negociar el nuevo plan de ajuste, ha dicho Juncker. El ministro de finanzas finlandés, Hyrki Katainen, ha ido más allá y ha dicho que "el plan debe ser más duro y más completo que el que el parlamento rechazó" porque "de lo contrario no tiene sentido avalar el crédito de nadie".

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, ha resaltado que es "esencial" que el plan incluya un "ajuste fiscal ambicioso" y "reformas estructurales para aumentar el potencial de crecimiento de Portugal y corregir desequilibrios".

El plan lo negociará con la Comisión, el Banco Central Europeo, y el Fondo Monetario Internacional (FMI) con el Gobierno en funciones y los principales partidos políticos para que se aplique gane quien gane los comicios del 5 de junio. "Pedimos a todos los partidos políticos en Portugal que concluyan rápidamente un acuerdo sobre el programa de ajuste y formen un nuevo Gobierno tras las elecciones que pueda adoptar y aplicar las medidas pactadas", ha dicho Juncker.

También el ministro portugués de Finanzas, Fernando Teixeira Dos Santos, ha dicho que en las negociaciones sobre el plan de ajuste "tiene que haber una implicación y un compromiso fuerte no sólo del Gobierno sino también de las demás fuerzas políticas".

"Las fuerzas políticas tienen que estar implicadas porque, más que un compromiso de Gobierno, lo que es esencial es un compromiso de país en cuanto al rumbo a seguir. Sobre la base de ese compromiso las autoridades europeas estarán en condiciones de conceder la asistencia financiera que se les ha solicitado", ha señalado.

Una vez que se alcance un acuerdo sobre el plan de ajuste entre la UE y los partidos políticos portugueses, deberá ser aprobado por los ministros de Economía de la eurozona y de la UE, probablemente en su reunión del 16 de mayo. En ese momento se aprobará también el rescate de 80.000 millones. El fondo de rescate necesitará 10 días más para obtener el dinero en los mercados.

"Confiamos en que Portugal pueda gestionar sus necesidades de financiación en abril y mayo, mientras que junio será un reto mayor. Por ello este calendario es plenamente suficiente", ha explicado Rehn. En junio, Lisboa tiene necesidades de financiación de alrededor de 7.000 millones de euros.

España, un dique infranqueable

El responsable del fondo de rescate de la UE, Klaus Regling, ha destacado la reacción positiva de los mercados a la petición de ayuda de Portugal. "La opinión predominante en los mercados es que este paso protege a las tres economías más débiles de la eurozona y ayuda a evitar un contagio", ha asegurado.

En este sentido, ha destacado que "el mercado de deuda español no ha resultado afectado, los diferenciales de los bonos españoles (respecto a la deuda alemana) no se han movido durante los últimos días y se han reducido desde principios de año". "Los mercados entienden mejor las bases económicas en los diferentes países de la eurozona y por eso el riesgo de contagio es mucho menor que hace seis o nueve meses", ha concluido.

También el comisario de Asuntos Económicos se ha mostrado convencido de que España "no necesitará asistencia financiera externa" porque ha emprendido las reformas necesarias para superar sus dificultades económicas.

Los ministros han puesto en práctica el acuerdo adoptado en la cumbre del 11 de marzo para alargar a 7 años y medio el plazo que tendrá Grecia para devolver su rescate (de 110.000 millones de euros) y reducir en un punto básico su tipo de interés, hasta el 4,2%. En cambio, no han abordado la petición de Irlanda para recortar también el precio que paga por la asistencia (85.000 millones).

En España, tras el Consejo de Ministros, el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado que España ha dejado de ser una "ficha más del dominó" de los países que han ido cayendo en Europa y se ha convertido en un "dique infranqueable" tras las reformas puestas en marcha, tal y como han reconocido numerosas instituciones en la última semana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad