La banca no es hoy rentable y está lejos de alcanzar la rentabilidad deseada.

Caixabank acepta un ERE sin despidos forzosos pero pone condiciones

stop

Caixabank y los sindicatos acercan posturas y la entidad acepta un ERE sin despidos forzosos pero pide que haya acuerdo para el resto de medidas

Madrid, 11 de abril de 2019 (13:56 CET)

Caixabank y los sindicatos han conseguido acercar posturas en las negociaciones. La dirección de la entidad ha accedido a retirar las extinciones forzosas del expediente de regulador de empleo (ERE) que acometerá en el marco de su nuevo Plan Estratégico 2019-2021.

Aún así, pone una condición, según informan los sindicatos: que la negociación finalice con acuerdo para el resto de medidas. El recorte, que afectará a 2.157 empleados, puede darse en dos semanas y se calcula que tenfa un coste cercano a los 1.000 millones de euros.

Así, tras un análisis de lo expuesto por los sindicatos, la entidad ha afirmado que puede haber "un marco razonable de acuerdo" en algunas propuestas, para lo que ha renunciado a aplicar extinciones forzosas.

Caixabank inició los trámites del ERE en enero y en abril comenzó el periodo de negociación. Así, al inicio de la cuarta reunión formal de la mesa negociadora del ERE, la dirección del banco ha entregado un borrador de propuestas que no incluía las extinciones.

No obstante, aún contempla el cierre de sucursales, la extensión de las oficinas Store y la movilidad geográfica forzosa.

Los sindicatos lo valoran positivamente

Desde la plataforma Unión Sindical han valorado positivamente este compromiso de la dirección, que supone dejar “una vía abierta para la negociación” de un proceso que contempla la reducción del 18% de la red de oficinas, lo que, como consecuencia, afectará a 2.157 empleados.

La próxima reunión se celebrará el 24 de abril en Madrid y, según lo fijado hasta el momento, el periodo formal de negociaciones del ERE se extenderá hasta el 8 de mayo.

Caixabank ha culpado al mercado de su ERE. La entidad, que registró unos beneficios de 1.985 millones de euros en 2018, el 17,8% más; justifica el recorte con las rentabilidades exigidas por el mercado y la presión sobre el negocio financiero.

"La rentabilidad en 2018 fue del 9,3% y esta en el mínimo razonable para una entidad financiera, no estamos en una situación holgada", explicó el consejero delegado Gonzalo Gortázar

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad