CaixaBank aprovecha la reapertura del mercado de deuda para colocar 1.000 millones en cédulas

stop

Tras las recientes operaciones de Santander, Banesto, BBVA y Sabadell, realiza la primera emisión a 5 años de una entidad financiera española en 2012

Nin (D) y Fainé presentan los resultados de 2011

08 de febrero de 2012 (18:07 CET)

CaixaBank ha aprovechado la reapertura de los mercados mayoristas de financiación para cerrar una emisión de cédulas hipotecarias a cinco años por un importe de 1.000 millones de euros. Se trata además de la primera emisión a 5 años de una entidad financiera española durante este año y se enmarca dentro del plan financiero del ejercicio proyectado por la entidad catalana para reforzar su liquidez.

La emisión se suma a las que acaban de lanzar estos días Santander, Sabadell, BBVA y Banesto, que, aprovechando la ventana de liquidez que se ha abierto, han colocado un total de 5.700 millones. En concreto, la entidad que preside Josep Oliu captaba este martes 1.200 millones de euros en cédulas a tres años con un cupón del 3,625%, es decir, 250 puntos básicos sobre los tipos de interés de referencia.

El precio de la emisión de CaixaBank se ha fijado en 248 puntos básicos sobre el midswap, el índice de referencia para este tipo de emisiones. El cupón se ha situado en el 4% lo que representa tan solo un diferencial o spread de 8 puntos básicos sobre la deuda del Tesoro Español en el mismo plazo.

CaixaBank afirma que ha aprovechado las favorables condiciones del mercado para restablecer contacto con inversores nacionales e internacionales, incluyendo fondos procedentes del mercado asiático y, en particular, de China.

Distribución de la emisión

Concretamente, los títulos emitidos hoy han despertado el interés de un total de 121 inversores de todo el mundo y han generado una demanda de más de 2.700 millones de euros. El 64% de la emisión se ha colocado entre inversores internacionales. En la distribución geográfica, destaca Francia (22%), Alemania (15%), Reino Unido (9%) y Asia y otros países (18%). La demanda de inversores españoles ha sido del 36%.

Al igual que ha sucedido en el resto de emisiones de cédulas hipotecarias de CaixaBank, la entidad que preside Isidre Fainé espera que las agencias de rating Moody’s y Standard & Poor’s califiquen esta emisión con un rating de Aaa y AAA a largo plazo, respectivamente, el máximo posible para este tipo de emisiones. Los bancos colocadores de la emisión han sido Barclays, CaixaBank, Crédit Agricole, JP Morgan y UBS.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad