Sede del Banco de España

La banca aligera su exposición al IRPH en el sprint hacia la sentencia

stop

Caixabank reduce hasta los 6.060 millones su cartera hipotecaria referenciada al IRPH durante 2019

Madrid, 21 de febrero de 2020 (04:55 CET)

El periodo de espera para los hipotecados y la banca sobre el conflicto del IRPH apunta a su fin. Está previsto que el 3 de marzo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) publique su sentencia sobre este indicador, dando visibilidad tanto al sector financiero, como a los clientes sobre la validez de este índice como referencia para el cálculo de los intereses a pagar por los créditos para la adquisición de vivienda.

Hoy por hoy, y con los tipos de interés, este indicador es más alto que el euríbor; por lo que los hipotecados se sienten perjudicados porque están obligados a pagar intereses más altos. Así, mientras que el euríbor cerró enero en el -0,253%, el IRPH se habría colocado en el 1,807% en diciembre de 2019 (en diciembre el euríbor fue inferior al de enero, al colocarse en el -0,261%.

A la espera de la resolución de la Justicia europea -la clave es si el indicador es considerado transparente, o no, por el TJUE- los bancos continúan reduciendo la cartera expuesta a este indicador. BBVA y Banco Sabadell, que ya han publicado sus informes de auditoría correspondientes a 2019, han desvelado que durante los últimos meses su cartera se habría contraído casi un 10%, hasta los 2.800 y 750 millones (compara con los datos publicados en el informe financiero del primer semestre de 2019).

El Sabadell y BBVA no son los únicos que han reducido la cartera hipotecaria referenciada a este índice. En un informe, UBS adelantaba el jueves que también Caixabank y Unicaja habrían contraído algo más su exposición a este indicador. En concreto, estima que la cartera hipotecaria ligada al IRPH del primero rondaría ahora los 6.300 millones. En el caso de Unicaja, apuntaba que se habría contraído hasta los 170 millones. Las estimaciones del banco suizo se habrían quedado cortas, ya que, finalmente, la cartera referenciada a este indicador se quedó en los 6.060 millones, pero cortas en el de Unicaja. El grupo señala que el saldo vivo de este tipo de hipotecas era de 182 millones, el "0,65% del saldo total de Préstamos y anticipos", especifica..

Al cierre del primer semestre de 2019, Caixabank contaba con una cartera de 6.446 millones -ya menor a los 6.700 hechos públicos en abril del año pasado-, en tanto que la Unicaja era "inferior" a los 200 millones, según explicó el malagueño a los analistas durante la conferencia de resultados del primer semestre de 2019.  

Bankia y el Banco Santander, incógnita por el momento

Tras la puntualización de Caixabank, faltarían Bankia y Banco Santander su informe de auditoria de 2019, pero en su caso UBS no realiza aproximaciones y toma como referencia para sus cálculos los últimos datos públicos de ambos, que reflejaban una exposición de 4.300 y 1.600 millones, respectivamente. Bankinter estaría al margen de estos problemas, aunque sí está expuesto a las reclamaciones por hipotecas multidivisa.

Hasta el momento, los bancos españoles no han realizado provisiones específicas por el IRPH, lo que les obligaría a construirlas contra los resultados de 2020 y siguientes, en el caso de que el TJUE publicara una sentencia contraria a sus intereses; con el consiguiente impacto en resultados. El más negativo de los escenarios sería que Europa dictaminara que el IRPH, por si mismo, no es un índice transparente, lo que podría llegar a invalidar los contratos. Este posicionamiento, sin embargo, no es el que emitió hace unos meses el Abogado General de la Unión Europea que sí reconoció el derecho a que los tribunales españoles elaboraran si el proceso de venta de la hipoteca se realizó correctamente. Si el TJUE valida este escenario, previsiblemente, la banca se enfrentará a una nueva oleada de reclamaciones legales, pero con un impacto amortiguado.

No obstante, esa posibilidad no quiere decir que el resultado no sea una amenaza para las cuentas de resultados, lo que en parte explicaría la continuada reducción de cartera que realiza la banca. Además de los pactos que hayan podido ir cerrando a los largo de los últimos años con los hipotecados en este índice -uno de los posibles pactos es cambiar la referencia al IRPH al euríbor o a un tipo fijo- también se han ido produciendo amortizaciones de capital.

A diferencia de lo que sucede con otros productos hipotecarios, el crédito para la compra de vivienda referenciado al IRPH está completamente en desuso, por lo que los saldos no aumentan en línea con el de otros productos. De hecho, aunque en su conjunto las familias españolas están reduciendo sus saldos hipotecarios, lo están haciendo en menor media que los datos que apuntarían las reducciones de cartera de IRPH. Entre julio y diciembre, el volumen de hipotecas vivas se contrajo un 0,3%; en tanto que en el año se redujo un 0,65%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad