Caixabank gana un 10% menos por el efecto Barclays

stop

El banco cierra el primer semestre con un beneficio atribuido de 638 millones, pero el resultado antes de impuestos crece un 59%

El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar

Barcelona, 29 de julio de 2016 (07:42 CET)

Caixabank cierra el primer semestre con un beneficio atribuido de 638 millones de euros, cifra que supone una caída del 9,9% respecto a los primeros seis meses del año pasado. La entidad que preside Jordi Gual achaca este descenso a que los resultados semestrales de 2015 incluían "impactos singulares" por la integración de Barclays Bank, unos extraordinarios que ahora han desaparecido.  

Como es habitual, el banco dirigido por Gonzalo Gortázar ha informado a primerísima hora a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de los resultados. A pesar de la caída, Caixabank ha destacado que el beneficio antes de impuestos se ha situado en 888 millones, el 59,4% más, y el resultado del negocio bancario y asegurador ha ascendido a 943 millones.  

El banco ha señalado que el resultado se apoya en un "elevado nivel de ingresos", de 4.049 millones de margen bruto, el 11,3% menos, en la contención y racionalización de los gastos de explotación (-2,5% sin considerar los costes asociados a la integración de Barclays Bank y el acuerdo laboral en el primer semestre del año pasado), y en las menores dotaciones para insolvencias, que se han reducido en 609 millones, un 56% menos respecto a los primeros seis meses de 2015.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad