Isidre Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa

Caixabank prepara el terreno para vender su participación en BPI

stop

El grupo español retira la opa con la que ha intentado tomar el control de la cuarta entidad lusa; activa la cuenta atrás para vender el 44% que ya posee

en Madrid, 18 de junio de 2015 (18:49 CET)

Caixabank ha retirado la opa que había planteado para tomar el control de Banco Portugués de Investimento (BPI), la cuarta entidad lusa. El consejo del grupo español ha optado por esta decisión un día después de que los accionistas de la firma opada bloquearan, de nuevo, la oferta. Oficialmente, la institución que preside Isidro Fainé no reconoce más movimientos sobre su presencia en Portugal.

Sin embargo, distintas fuentes financieras dan por hecho que en los próximos días se activarán los resortes necesarios para que Caixabank se desprenda del 44% de BPI que ya posee. Los portavoces oficiales han declinado confirmar o desmentir este extremo. Fainé ha intentado en los últimos meses equiparar su peso como accionista con la capacidad real de control sobre la filial.

Estatutos incómodos

Aunque posee prácticamente la mitad de las acciones, éstas sólo dan opción al 20% de los derechos de voto. Caixabank, como condición adicional al desembolso de 1,3 euros por acción, exigía que se eliminara la cláusula de los estatutos de BPI que hace posible la descompensación. Era condición sine qua non debido a que el bloqueo se habría mantenido aunque Caixabank lograra más peso como accionista.

La supresión topó este miércoles de bruces con el voto negativo del resto de socios.

La mayor resistencia que ha encontrado Fainé en BPI la personaliza la hija del presidente de Angola, Isabel Dos Santos. Posee el 18,6% de la entidad lusa y ha torpedeado las opciones catalanas desde que Caixabank hizo público su apetito comprador. Finalmente, se ha llevado el gato al agua. El mayor argumento es que el precio ha sido bajo. La pretensiones eran de 2,3 euros.

Sale de Boursorama por 218 millones

Caixabank estipula en su plan estratégico que taponará el consumo de capital que le genera la cartera de participadas. Su más que probable próxima salida de la filial lusa resuelve una situación incómoda para Fainé y entronca con este objetivo financiero. Por ahora, se ha puesto manos a la obra en este sentido. Este jueves sí ha hecho oficial que se desprende del 20% de Boursorama, un portal francés de asesoramiento financiero.

La transacción se ha zanjado con Société Générale por 218 millones de euros y pone fin a la alianza entre los dos grupos de crédito. En paralelo, Caixabank se ha desprendido del 49% de Self Trade Bank, participación que ha adquirido, a su vez, Boursorama.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad