Cómo negociar la hipoteca para no pagar el doble por la vivienda

stop

Las personas dispuestas a comprar una vivienda muchas veces cometen el error de centrarse en negociar el precio de la casa, pero se olvidan de pelear por mejorar las condiciones de la hipoteca, y terminan pagado el doble del valor de su casa.

Es importante negociar con el banco para evitar que la hipoteca sea un lastre al bolsillo.

Barcelona, 10 de enero de 2016 (14:45 CET)

Si no se negocia una buena hipoteca o se cometen errores de planificación, obtener este crédito puede salir muy caro, tanto que se podría llegar a pagar casi el doble por la vivienda. Por eso, en las negociaciones con el banco, se sugiere bajar el tipo de interés y contratar una hipoteca con un plazo corto.

La importancia de negociar el interés

Regatear el precio de una vivienda con el vendedor puede suponer un gran ahorro, pero muchas veces se desconoce que negociar con el banco el precio de una hipoteca, sobretodo el interés, es incluso más importante.

Por ejemplo: para una hipoteca de 150.000 euros a 25 años, con un interés del 1,25 %, la mensualidad a abonar sería de 582 euros. En cambio, si el interés fuera solo 0,25 puntos superior, de 1,50 %, la cuota ascendería hasta 600 euros. Y si el tipo fuese del 2 %, a fin de mes se tendrían que pagar 636 euros. Por lo tanto, rebajar solo 0,25 puntos el interés puede suponer un ahorro de 18 euros al mes durante los 25 años de vida de la hipoteca, lo que serían 5.400 euros en total. Y si se llega a rebajar a 0,75 puntos porcentuales, el ahorro total podría ser de más de 16.000 euros.    

Conseguir la hipoteca más breve posible

Ampliar el plazo de amortización de la hipoteca puede disminuir hasta la mitad la cuota a pagar cada mes. Si la hipoteca anterior tiene un interés de 1,25 %, al pagarla en 15 años las cuotas serían de unos 915 euros, pero amortizándola en 30, la mensualidad se reduciría hasta casi 500 euros.

No obstante, hay que saber que estirar la hipoteca tiene un precio. Si se paga en 15 años, el total de intereses a abonar será de más de 14.500 euros. En cambio, si el plazo se alarga hasta los 30 años, los intereses son más del doble: unos 30.000 euros.

Por tanto, extender el plazo de amortización tiene la ventaja de conseguir cuotas más bajas, pero con el peligro de pagar más intereses por ello.

Consejos para evitar pagar de más 

- Buscar un equilibrio entre el plazo más corto posible pero con cuotas que sean más asumibles. Para esto, el Banco de España recomienda no destinar más del 35 % de los ingresos al pago de la hipoteca.

- No tener miedo de negociar con el banco un interés más bajo. Las hipotecas no son productos con precio cerrado y hay que intentar negociarlo siempre. Eso sí, es posible que a cambio de bajar el interés, el banco nos pida contratar productos de su cartera. Hay que hacer números y valorar si realmente vale la pena.

- Si hace al menos cinco años que se pagan religiosamente las mensualidades de la hipoteca y el banco no está dispuesto a mejorar el interés a través de una novación, se puede considerar cambiar la hipoteca de banco. Si se consigue que otra entidad presente una oferta vinculante con mejores condiciones, es posible que el banco actual esté más dispuesto a mejorar las actuales. En caso contrario, se debería calcular si sale a cuenta pagar los gastos de la subrogación de hipoteca.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad