De Guindos pedirá explicaciones a Mafo por los sueldos de las cajas Frob

stop

REESTRUCTURACIÓN BANCARIA

05 de enero de 2012 (16:02 CET)

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, solicitará al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Mafo), información relativa a la "adecuación" de las retribuciones de la cúpula de las entidades financieras que han recibido ayudas públicas.

El 31 de diciembre venció el plazo para que las siete cajas que han recibido ayudas públicas informaran al completo sobre la retribución de sus dirigentes.

En concreto, De Guindos se dirigirá a Mafo para que le facilite información sobre las retribuciones fijas y variables de estos altos cargos de las entidades que debieron recurrir al Estado para poder seguir operando.

"Un elemento importante en la reestructuración financiera es la necesidad de conocer si las retribuciones fijas y variables son adecuadas y si se justifican en estos momentos", explicó la 'número dos' del Gobierno de Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, que encuadró la decisión en el contexto de la Unión Europea (UE).

La vicepresidenta del Gobierno adelantó que dependiendo del informe que presente el gobernador de la institución, el Ejecutivo tomará medidas destinadas a evitar "premiar" a los gestores que llevaron a algunas entidades al borde la quiebra.

"El Ejecutivo quiere conocer cuál es la posición del Banco de España en este aspecto y qué medidas plantearía para que las retribuciones sean adecuadas y justificadas", enfatizó.

Sáenz confirmó además que el Gobierno exigirá a las entidades financieras realizar provisiones por unos 50.000 millones de euros para ajustar el valor de sus carteras inmobiliarias, y aseguró que esta cifra proviene de datos facilitados por el Banco de España.

El banco 'malo', descartado

En este sentido, avanzó que el titular de Economía detallará las cantidades para cada banco en próximos consejos de ministros, con el objetivo "clave" de que la reordenación bancaria se materialice en los seis primeros meses del año.

Ante la posibilidad de seguir a otros países de la UE y crear un 'banco malo' para que aglutine los activos tóxicos del sistema financiero, la vicepresidenta aseguró que esta opción "no estaba ni está" sobre la mesa del Gobierno.

Eso sí, garantizó la "voluntad" del Ejecutivo de afrontar de "forma directa" una reforma financiera para canalizar el crédito hacia la economía real, y aprovechó para criticar la labor del anterior Ejecutivo: "La reforma financiera se demoró mucho tiempo pese a los sucesivos decretos aprobados".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad