De Guindos se garantiza la participación privada en el ‘banco malo’

stop

SOCIEDAD INMOBILIARIA

Luis María Linde y De Guindos en la reunión del Ecofin en Chipre

17 de octubre de 2012 (21:01 CET)

Comienza a rodar el banco malo. El Gobierno tiene previsto aprobar en el Consejo de Ministros del próximo 16 de noviembre el real decreto por el cual se pondrá en marcha la denominada Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb).

La sociedad se creará el 1 de diciembre y no será hasta esa fecha cuando se conozca quienes formarán parte del capital de la misma. Lo que sí es seguro es que la participación privada será mayoría, según fuentes del Ministerio de Economía, por lo que el Frob tendrá un máximo del 49% del banco malo.

Segurísimos

Está previsto que entidades de crédito, aseguradoras y fondos de inversión de activos inmobiliarios, principalmente, formen parte de la sociedad. Aunque Economía no ha desvelado qué entidades están interesadas, sí ha sido tajante al asegurar que en ningún caso el Frob tendrá mayoría.

En el mercado ya se especulan con algunos nombres. Sobre todo las referidas a entidades de crédito ya que las compañías pertenecientes al grupo cero (Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell, Kutxabank, Unicaja y Bankinter) tendrán que participar de alguna manera en el banco malo.

Precios a la baja

Una de las muestras de por qué De Guindos se ha garantizado la entrada del sector privado es que está previsto que el precio de transferencia por el que adquirirán los activos tóxicos del ladrillo serán “atractivos”. “Confiamos en que el sector privado entre”, aseguran fuentes del Ministerio.

El encargado de fijar el descuento será el Banco de España, basándose en la valoración de Oliver Wyman. El próximo 19 de noviembre entrará en vigor el real decreto, y a partir de esa fecha, el supervisor bancario tiene siete días hábiles para fijar el precio definitivo. Por lo que será el 28 de noviembre cuando las entidades privadas conozcan el valor de los activos a comprar. Además, el Frob podrá ajustar luego el precio de transferencia.

Mecanismos de financiación

Otra de las causas por las que el Gobierno se garantiza la mayoría privada en el banco malo es que quiere evitar a toda costa que se incremente la deuda pública. Para ello, la nueva sociedad se financiará por dos vías. Una, a través de emisión de deuda privada avalada por el Estado. En este caso, al ser de mayoría privada el banco malo no generaría deuda al Estado y no computaría como tal.

La segunda vía es a través del rescate financiero de 100.000 millones de euros. El Gobierno pretende coger sólo 40.000 millones de la línea de crédito concedida. Los utilizará principalmente para sanear las entidades nacionalizadas (Bankia, CatalunyaCaixa, Novagalicia y Banco de Valencia), pero también para las compañías con necesidades como Popular, Liberbank, y BMN si finalmente lo necesitan.

En el caso de que el Frob cree necesario coger dinero para el banco malo, lo haría de manera eventual y de esos 40.000 millones. Los cálculos del Gobierno es que no tomarán más dinero del rescate financiero. De momento, hay una línea preventiva de 30.000 millones de la que el Gobierno la podría disponer a discreción.

La Sareb

La Sociedad de Gestión de Activos, denominada Sareb, será una sociedad anónima, con un consejo de administración que tendrá entre 5 y 15 miembros, siendo un tercio de ellos independiente. La vida de esta nueva compañía será de 15 años.

El banco malo tendrá activos por valor de hasta 90.000 millones de euros. Ese es el tope, aunque las mismas fuentes aseguran que la cifra será sensiblemente menor, de tal manera que se obtenga un colchón en el caso de que haya que aumentar los activos a comprar a las entidades necesarias.

La ‘morralla’ queda fuera

Los activos que formarán parte del banco malo serán bienes inmuebles con valor de mercado superiores a 100.000 euros, créditos al promotor superiores a 250.000 euros por cada prestatario y acciones y participaciones mayoritarias en sociedades inmobiliarias. “La mayoría de los activos son promociones urbanísticas y suelo, aunque también habrá viviendas”, dicen fuentes del Ministerio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad