Draghi tumba los tipos y cobrará a los bancos para que den crédito

stop

El Banco Central Europeo ha colocado por primera vez la tasa de depósitos en niveles negativos

El presidente del BCE, Mario Draghi

05 de junio de 2014 (14:03 CET)

El gobernador del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha empezado a usar toda la artillería que la institución tenía reservada desde hace meses.

El objetivo es que el crédito fluya de una vez en la zona del euro y alejar el fantasma de la deflación.

Si no es suficiente, Draghi mantiene el compromiso de seguir actuando hasta cumplir con el mandato: mantener la estabilidad de precios y devolver las expectativas hacia niveles por debajo, pero cercano, al 2%.

Más liquidez


Para ello, ha reducido los tipos de interés al mínimo histórico del 0,15% (venían del 0,25%) y cobrará a los bancos por guardarles el dinero. “Hemos llegado al límite por abajo”, ha dicho el italiano. No ha descartado “pequeñísimas” reducciones.

En concreto, el BCE girará una factura del 0,10% del volumen total de depósitos que los grupos europeos mantengan en las cuentas del regulador.

La tasa también se aplicará a las reservas que superen las requeridas por el BCE. Según los especialistas, de este modo aumenta el exceso de liquidez que saldrá al mercado.

Barra libre

El BCE prestará en torno a 400.000 millones, según ha indicado el gobernador. La banca podrá pedir un 7% de su cartera crediticia sin tener en cuenta hipotecas. La barra libre durará hasta diciembre de 2016.

“Habrá requisitos de información adicionales” para que los bancos demuestren que toman esos importes para inyectarlos en la economía real. “La economía financiera debe ayudar a ciudadanos y pymes”.

Por último, Draghi ha anunciado que la institución revisa las previsiones de crecimiento (PIB) de la zona del euro. En concreto, mejorará el 1% en 2014; un 1,7% en 2015 y un 1,8% en 2016.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad