Los clientes de BPA sufrieron un corralito tras la intervención de la entidad. EFE/Archivo

¿Efecto lobby? La cónsul de EEUU en Barcelona da esperanzas a BPA

stop

Tanya C. Anderson asegura que la advertencia sobre el banco de los Cierco no es definitiva y que Andorra está colaborando; los propietarios contrataron a Uría y Menéndez para rebajar la sanción

en Barcelona, 01 de abril de 2015 (22:52 CET)

Estados Unidos (EEUU) ha aligerado la presión que ejerce sobre Andorra a través de la cónsul en Barcelona. Mediante un comunicado, Tanya C. Anderson sale al paso de la información publicada "por diversos medios de comunicación" acerca de la posible sanción económica contra Banca Privada de Andorra (BPA).

La diplomática asegura que el expediente no es definitivo y que se podría quedar en una mera prohibición "a las entidades financieras estadounidenses de abrir o mantener cuentas en BPA".

Anderson remarca que al documento firmado por la unidad contra el blanqueo del Tesoro estadounidense no se asocia "ninguna sanción financiera". Sin embargo, no se pronuncia la cónsul acerca de las derivadas que pueda causar la conclusión de la investigación en marcha.

Investigación en desarrollo

El pasado 10 de marzo, EEUU emitió la advertencia y dio 60 días para activar y concluir las pesquisas que deberían concretar o disipar las sospechas sobre el blanqueo de hasta 2.800 millones de dólares procedentes de la mafia rusa, china y de funcionarios corruptos. Desde la publicación del informe, a pesar de que Anderson desinfla ahora el soufflé, BPA no puede acceder al mercado interbancario.

El informe [DESCARGAR COMPLETO AQUÍ] deja la puerta abierta a futuras actuaciones por parte de hasta tres capas diferentes del Gobierno de EEUU. El monto aproximado que podría recaer sobre BPA es de 350 millones, según avanzaron Economía Digital fuentes del propio Tesoro estadounidense, si las evidencias permiten concluir que hubo delito.

Precisamente es esta posibilidad (que se activen futuras acciones una vez recogidas las pruebas necesarias en Andorra) la que desencadenó la intervención del grupo y de su filial española y panameña. El Banco de España tomó el control inmediato de Banco Madrid y ha hallado pruebas de blanqueo en sus estructuras.

Andorra y España sí temen la multa

La sanción económica en ciernes superaría con creces las capacidades financieras del grupo bancario, pero la puerta a la negociación siempre ha estado abierta; ya ha sucedido con otros casos como el expediente contra el alemán Commerzbank. Empezó con una advertencia similar a la que ha recibido BPA y ha concluido con una penalización de 1.196 millones (sensiblemente inferior a la propuesta).

Durante toda la crisis bancaria en Andorra, Anderson ha sido la voz amable de EEUU. Una semana después de la intervención, la cónsul declaró que el Principado está colaborando y en permanente contacto con el Gobierno americano.

El Ejecutivo de Antoni Martí apuesta por solucionar la crisis de manera ejemplarizante, de forma similar a los casos de las entidades Wegelin (Suiza) y BNP Paribas (Bélgica), claramente diferentes a la resolución de la crisis financiera en España.

A pesar de la relación ahora cercana entre EEUU y Andorra, el portavoz del Gobierno pirenaico, Jordi Cinca, ha esperado la multa durante toda la crisis: "Valorar BPA es muy difícil porque está expuesta a la posibilidad de una sanción", dijo el 19 de marzo tras el consejo de ministros. ¿Que ha cambiado? ¿Sólo que Andorra haya hincado la rodilla?

¿Efecto lobby?

Los datos que podrían completar el relato son los siguientes: el bufete Uría y Menéndez trabaja para los propietarios de BPA, los hermanos Higini y Ramon Cierco, desde el 18 de marzo con el objetivo, precisamente, de suavizar las consecuencias de una posible sanción de EEUU y España, que estudia penalizaciones financieras por Banco Madrid.

La firma ha activado para los andorranos tanto los letrados con base en la capital española como los que tiene destacados en suelo americano.

Uría y Menéndez es conocido por su capacidad de ejercer acciones de lobby ante diferentes administraciones. A preguntas de este diario, sus portavoces declinan comentar detalles sobre el trabajo que desarrollan para sus clientes.

La estrategia de la familia de banqueros se completa con la contratación de Kreab (participada por la estadounidense Omnicom). Se trata de una agencia especialista en crisis reputacionales y cuyo papel es actuar en la esfera de los medios de comunicación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad