El empeño de joyas rompe el tópico del consumo en Navidad

stop

Las visitas a los establecimientos de compraventa de oro aumentan después de las fiestas

Varias joyas de oro y plata / EFE

19 de diciembre de 2012 (20:30 CET)

Con la proliferación de tiendas de empeño de joyas y de compraventa de oro se ha creado otra burbuja, la dorada. Tanto es así, que el negocio no ha parado de crecer desde el inicio de la crisis. Sólo en lo últimos dos años, la demanda de este metal precioso ha aumentado un 60%, según apuntan fuentes del sector.

Sin embargo, en diciembre, coincidiendo con las fiestas navideñas, las visitas a estos establecimientos decae. “Nunca ha sido un buen mes. Cuando empezamos en el negocio decidimos abrir más días en diciembre pensando que aumentaría la actividad y nos equivocamos”, aseguran fuentes de la compañía Compro Oro.

Varios factores

Las empresas del sector aseguran que este año ha sido mucho más duro que los pasados por varias razones. “La caída se debe a que el sector se ha atomizado y se han abierto muchísimos establecimientos de este tipo y también a que la gente ya no tiene tantas joyas porque las ha ido vendiendo”, indican desde una franquicia de Goldouro en Galicia.

Lo que más sorprende es que, aunque este año el valor del oro está mucho más alto que las pasadas navidades, no se haya producido una mayor venta.

Más empeños en enero

El leve descenso de diciembre, no obstante, no castiga fuertemente al negocio que compensa la bajada puntual de actividad con el resto de meses del año. “Seguimos creciendo a nivel anual, aunque de forma más moderada que hace cuatro años”, detallan en Compro Oro.

Como dice el refranero, días de mucho, vísperas de poco. Y, tras los excesos de Navidad, viene la conocida como cuesta de enero y es entonces cuando el empeño de joyas vuelve a crecer. Además, no sólo entre las personas con menos recursos, sino que, cada vez más, las clases medias acuden a estos establecimientos con algunas de sus pertenencias para sacarse un dinero extra de forma rápida.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad