El Gobierno conservador de Japón, con Keynes

stop

EXPANSIÓN DEL GASTO

El primer ministro japonés, Shinzo Abe./EFE/Franck Robichon

24 de diciembre de 2013 (13:48 CET)

Japón es uno de los ejemplos que los economistas presentan como una de las economías que ha quedado estancada durante años. Lo que ocurre es que la dimensión de su economía se hace más pequeña, porque experimenta un gran envejecimiento de su población. Pero el Gobierno japonés ha reaccionado, y ha puesto en marcha un plan de expansión, claramente keynesiano que busca, principalmente, evitar la deflación.

Prueba de ello es el proyecto de un presupuesto récord para 2014, por un valor de 95,88 billones de yenes (671.201 millones de euros). Si se acaba aprobando, la partida superará un 3,53% el presupuesto de 2013.

El ejecutivo del conservador Shinzo Abe, que ha revolucionado la economía mundial con sus planes expansivos, junto con el Banco central del Japón, incrementa las partidas en todos los ámbitos, en seguridad social y obras públicas, pero especialmente en Defensa. En seguridad social se superan por primera vez los 30 billones de yenes (210.052 millones de euros), debido, precisamente, al envejecimiento de la población nipona, lo que supone un gasto exponencial.

Siempre Defensa

Respecto a obras públicas, uno de los sectores clásicos para poder reactivar la economía, el aumento sería del 12,9%, lo que supondría el segundo incremento anual consecutivo, alcanzando los 5,97 millones de yenes (41. 804 millones de euros).

Pero como ha ocurrido en otras ocasiones, y en otros países, como Estados Unidos, cuando se trata de expandir el gasto, las partidas en Defensa cobran un mayor protagonismo. Y, ante el avance militar chino, se ha decidido aumentar el presupuesto de las Fuerzas de Auto Defensa para 2014 (a partir del 1 de abril) en un 2,8%, hasta los 4,88 billones de yenes (34.176 millones de euros).

Entre otras partidas destaca también la destinada a educación e investigación científica y tecnológica, con 5,44 billones de yenes (38.102 millones de euros). Y se destinan unos 3,65 billones de yenes (25.564 millones de euros) para la reconstrucción de las zonas que quedaron devastadas por el tsunami de 2011 y la descontaminación de las áreas afectadas por el accidente en la planta nuclear de Fukushima.

La mayor deuda pública del mundo

La gran ventaja de Japón, y que le permite esos presupuestos expansivos es que la deuda pública se la deben entre ellos sus propios ciudadanos, a diferencia de países como España, cuya deuda pública, en su mayoría, está en manos extranjeras.

Con el objeto de mejorar, en todo caso, la situación fiscal, el Gobierno japonés prevé reducir su emisión de bonos en un 3,73% respecto al año anterior y situarla en los 41,25 billones de yenes (288.909 millones de euros). Con ese recorte, ello supondría que el 43% del presupuesto se financiaría en 2014 con la emisión de nuevos títulos.

A pesar de todo, Japón tiene la mayor deuda pública del mundo industrializado, y en septiembre alcanzó los 1.011,2 billones de yenes (7,08 billones de euros), lo que supone más de dos veces su PIB nacional. En el caso de España, la deuda pública es del 94%, y podría superar el 100% en 2014.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad