El Gobierno dará un tijeretazo a la guerra de los depósitos bancarios

stop

Una norma legal que prepara el ejecutivo limitará al 3,1% anual las ofertas bancarias por los ahorros

Isidre Fainé, presidente de las cajas de ahorros

14 de abril de 2011 (08:56 CET)

El Gobierno quiere terminar con la guerra de los depósitos bancarios en un momento en que se está reestructurando el sector financiero español. Para ello ha anunciado una ley que penalizará a las entidades que en sus ofertas a los clientes planteen unos rendimientos desmesurados. Esas entidades que deberán realizar una aportación extra al Fondo de Garantía de Depósitos.

De acuerdo con lo que han adelantado fuentes cercanas al ejecutivo, las rentabilidades, una vez aprobada la nueva norma, se ligaran al euribor, de forma que las mejores ofertas a un año quedarían en el 3,1%.

La idea es dar un tijeretazo definitivo a la guerra del pasivo. Algunas entidades pagan los depósitos de sus clientes muy por encima del precio del dinero en los mercados tradicionales. Con esta práctica intentan conseguir los recursos para refinanciar sus deudas ya que tienen dificultades para conseguir fondos en los mercados internacionales.

Fainé y Oliu

Isidre Fainé, presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) y de la Caixa, se congratuló de la medida afirmando que “no se pueden vender duros a cuatro pesetas”.

En el mismo sentido, el presidente de Banc Sabadell, Josep Oliu, también se alegró de la posible medida oficial para limitar las remuneraciones afirmando que la guerra del pasivo es una práctica “suicida”.

La guerra del pasivo tiene como efecto directo el deterioro de los márgenes de las entidades y el desplome de sus beneficios las sociedades más sólidas y quizás la entrada en pérdidas de las más débiles.

Las ofertas que la mayor parte de las entidades hacen por los ahorros de los ciudadanos han llegado a superar en muchos casos el 4% o incluso el 4,5% TAE, mientras que el euribor, a un año se sitúa en el 2,1%.

Las primeras quejas por la existencia de la guerra de ofertas se dieron de forma notable al considerar que cajas de ahorros que han recibido ayudas públicas realizaban una competencia ilegal a aquellos bancos y cajas que se mantienen por sus propios medios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad