El hombre más rico del mundo pierde la mitad de su inversión en CaixaBank

stop

El acaudalado Slim acumula unas minusvalías de 17,5 millones de euros en su participación, seguido de Godó con 3,5 millones

Isidro Fainé y Carlos Slim

20 de mayo de 2012 (19:15 CET)

El mexicano Carlos Slim, el hombre más rico del mundo según el último ranking de la revista Forbes que le atribuye una fortuna cifrada en 69.000 millones de dólares, no acertó en el momentum al invertir en CaixaBank. El hombre de negocios americano acumula pérdidas en torno a 17,5 millones de euros, aproximadamente la mitad de todo lo invertido si se considera a precio de adquisición y sin contar el efecto de los dividendos en la operación.

A pesar de repetir al frente de la lista Forbes este año, se puede observar una disminución considerable de su patrimonio. En la anterior medición, Slim administraba 74.000 millones. Las pérdidas latentes que tiene en la filial financiera de La Caixa constituyen una de las inversiones que en 2011 no le resultaron positivas.

Ortega, más visionario

Se trata de una evolución diferencial con respecto al primer español que aparece en el ranking: Amancio Ortega, fundador de Inditex. El fundador del imperio textil gallego avanza dos posiciones --de la séptima a la quinta posición--, con un aumento de su patrimonio de 6.500 millones en un año, hasta los 37.500 millones.

A Slim le falló la estrategia de momentum, una de las alternativas de análisis de inversión más reputadas para decidir el período más adecuado en el que realizar la operación.

Acuerdo recíproco

El mexicano se vio obligado a actuar fruto de un acuerdo estratégico con la entidad catalana por el cual ésta adquirió en 2008 el 20% de Grupo Financiero Inbursa, propiedad de la familia Slim, por 1.500 millones de euros. Una inversión realizada a 2,35 euros la acción (38,5 pesos mexicanos) y que le proporciona a CaixaBank un dividendo de 0,6 euros por acción.

El pasado ejercicio, los Slim decidieron incrementar sustancialmente su posición accionarial en CaixaBank hasta el punto que mediante una serie de 17 operaciones, adquirieron hasta el 2 por mil del capital del banco convirtiéndose en el principal accionista privado por delante del editor Javier Godó que hasta la fecha ostentaba esa distinción con el 0,33 por mil.

35 millones invertidos

La operativa inversora desarrollada por el mexicano, a través de las sociedades Inmobiliaria Carso y Control Empresarial de Capitales SA, ha permitido a los Slim disponer de 7,76 millones de acciones del banco catalán, valoradas, a precio de adquisición, en algo más de 35 millones de euros, con un precio medio de la acción de 4,516 euros. No se sabe si la inversión fue realizada con capital propio o mediante apalancamiento.

Con la caída general de la bolsa española, la cotización de CaixaBank se situó en 2,253 euros al cierre del viernes, muy lejos de los precios de adquisición de Slim que, con sus continuadas compras durante 2011, ha promediado a la baja.

Otros damnificados

El mexicano no es el único que pierde con la crisis bursátil en CaixaBank. Otros miembros del consejo de administración del banco, empezando por su presidente, Isidro Fainé, también padecen la misma situación.

Fainé, que dispone de cerca de 0,6 millones de acciones de la entidad (con un valor de adquisición de 2,27 millones de euros), pierde casi un millón de euros. El precio medio de compra, en este caso, es de 3,896 euros. Su pérdida latente estimada ronda el 42%.

Nin pierde el 51,6%

Por su parte, el vicepresidente del banco y consejero delegado, Juan María Nin, poseedor de casi 242.000 acciones por las que pagó 1,13 millones de euros, pierde el 51,66% de su valor, casi 600.000 euros.

El vicepresidente tercero del Grupo la Caixa, el aristócrata y editor Javier de Godó, es el que más ve rebajada su inversión, medida en términos porcentuales. Ello es consecuencia de que la mayor parte de su paquete accionarial se adquirió en el momento de la salida a Bolsa de Criteria, antecesor bursátil de CaixaBank. El precio medio de sus acciones supera los cinco euros.

El editor Godó pierde el 55,3%

Así, Godó dispone de 1,266 millones de acciones, valoradas a precios de adquisición en unos 6,4 millones de euros. Esa participación valía 2,85 millones el viernes. Sus pérdidas latentes eran del 55,3%, más de 3,5 millones.

El mejor parado de esta debacle (dentro del equipo directivo de la entidad) es el reciente director general financiero de CaixaBank, Gonzalo Gortazar. Procedente de Morgan Stanley, fue fichado en mayo de 2009 como consejero director general de Criteria Caixacorp. Al poco de ser nombrado para este cargo, compró 300.000 acciones a 3,38 euros, poco más de un millón de euros. Sus pérdidas latentes se sitúan en torno al 31%. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad