Elliott pide a Caixabank que ponga a la venta el Bank of East Asia

stop

El fondo Elliott Partners, accionista de BEA con el 7% de las acciones, critica la mala gestión del banco de Hong Kong e insta a los accionistas mayoritarios a buscar un comprador

El presidente de Criteria, Isidro Fainé, en una imagen de archivo / EFE

Barcelona, 04 de febrero de 2016 (18:32 CET)

Rebelión en el Bank of East Asia (BEA). El fondo Elliott Partners, accionista del banco hongkonés con el 7% del capital, se ha levantado contra la gestión de la familia Li y ha pedido al resto de accionistas que pongan el cartel de se vende al banco. Elliott ha apelado especialmente a los principales accionistas, entre los que se encuentra Caixabank, ya que considera que podrían hacer un buen negocio.

El fondo ha enviado una carta al resto de los accionistas de BEA en la que carga contra la gestión de los últimos años, ya que no ha generado la rentabilidad esperada. La familia Li, que posee sólo un 13% del accionariado aproximadamente, ha mantenido el control del banco en los últimos años gracias a acuerdos con otros bancos.

Uno de ellos era el que tenían con Caixabank, por el cual el banco que preside Isidro Fainé no podía vender su participación, del 17,2%, sin el acuerdo con el consejo de administración. Pero en diciembre Caixabank traspasó las acciones a Criteria, su holding de participadas, operación en la que consiguió eliminar esta cláusula.

El paso definitivo

El levantamiento de este veto es lo que ha acabado de decidir a Elliott a pedir la venta del banco, según han explicado fuentes del fondo: "Ahora que La Caixa ya tiene libertad para elegir, instamos a los accionistas a buscar una operación que nos beneficie a todos".

En la carta enviada al resto de accionistas, Elliott asegura que "los accionistas de BEA han sufrido durante muchos años las consecuencias de la mala gestión del equipo directivo enquistado, que ha dado como resultado un rendimiento económico y operativo pobre, y una baja rentabilidad. (…) Pensamos que el BEA ha llegado a un punto en el que debe poner fin al daño acumulado a los intereses de los accionistas".

Después de esta dura valoración, la carta compara la rentabilidad del BEA con la de otros bancos de la zona. Según Elliott, la rentabilidad anual (en términos de TAR, Total Annualised Return) desde 1997 ha sido del 2,7%, mientras que los bancos que cotizan en la bolsa de Hong Kong han tenido una rentabilidad del 8,7%, y los bancos familiares cotizados, del 12,8%.

Apunta a Caixabank

El fondo apunta también a Caixabank por la mala gestión del banco. La colocación de nuevas acciones "de forma selectiva en Caixabank y Sumitomo Mitsui Banking Corporation –el otro accionista de referencia del BEA, junto con el banco español– con fines estratégicos desde 2007, ha contribuido al enquistamiento del equipo directivo actual de BEA y ha provocado la baja rentabilidad crónica de este".

Elliott cree que "Caixabank está claramente dispuesto a vender el 17% de las acciones de BEA", y cree que podría conseguir una rentabilidad mucho mayor si busca una operación en el mercado, vendiendo todo el banco. La idea sería encontrar un comprador, que podría pagar más del doble del valor de BEA en libros, según el fondo, de manera que se pudieran apuntar todos los accionistas que quisieran.

A pesar de la mala gestión que denuncia, Elliott cree que la venta sería una buena operación tanto para los vendedores, que conseguirían una buena rentabilidad, como para el comprador, ya que "hay muy pocas opciones de compra de bancos independientes en China", y es un mercado interesante.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad