Restaurante cerrado.

La mayoría de afectados por ERTE cobrará en mayo (pero no todos)

stop

El atasco en los servicios de empleo dificulta la tramitación de la prestación de 3 millones de afectados por ERTEs

Barcelona, 14 de abril de 2020 (09:08 CET)

El alud de expedientes de regulación temporal de empleo, los ya famosos ERTE, como consecuencia de la crisis del coronavirus ha cogido a los servicios de empleo sin recursos y se ha generado un atasco. El 10 de abril, cuando debían de cobrar muchos de los tres millones de afectados, ya no lo hicieron por el retraso en la tramitación y el pago quedó pendiente para el 10 de mayo. Ahora el Ministerio de Trabajo no puede asegurar que todos vayan a cobrar para entonces.

El decreto de estado de alarma el 14 de marzo y la posterior aprobación de los ERTE por causas de fuerza mayor provocó una avalancha de expedientes temporales sin precedentes. Desde Seat hasta El Corte Inglés han optado por esta vía, sin olvidar a cientos de miles de pequeñas y medianas empresas. En total, habrían presentado ya 450.000 empresas y afectarían a más de tres millones de trabajadores, según los cálculos de El País.

Sin embargo, las dificultades de muchas empresas para presentarlos, el hecho de que el sistema para hacerlo fuera nuevo y telemático y los problemas de los servicios de empleo, tanto centrales como autonómicos, para tramitarlos, provocaron que solo se pudiera reconocer la prestación a 600.000 personas.

Ahora, la intención del Gobierno de Pedro Sánchez es que la mayoría de los afectados por un ERTE cobre la prestación en mayo, si es posible, antes del día 10, el día de pago de la prestación, según explicaron fuentes del Ejecutivo al citado periódico. Pero admite que todavía quedarán trabajadores pendientes de recibir el cobro del paro.

Sin recursos para tramitar ERTEs en los servicios de empleo 

La avalancha de ERTE cogió con el pie cambiado a los servicios de empleo autonómicos. Las CCAA tienen transferidas las competencias de las políticas activas de empleo, por lo que son las que tramitan las altas en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), el antiguo INEM. Pero las políticas pasivas, es decir, el pago, sigue centralizado, y es competencia del Ministerio de Trabajo, cuya titular es Yolanda Díaz.

Muchos de estos servicios de empleo apenas tenían personal para la tramitación de expedientes de regulación temporal, pues habían caído mucho y, además, en la mayoría de CCAA habían recortado recursos. El alud de ERTEs las obligó a reaccionar. Por ejemplo, Baleares solo tenía un funcionario para tramitarlos; ahora tiene 103. Pero aun así, en las primeras semanas no daban abasto. También deben revisarlos para evitar casos fraudulentos.

¿Más ERTEs con el fin de los permisos retribuidos?

Ahora el problema se centra en que las altas lleguen al Ministerio para que pueda tramitar el pago, pero puede haber problemas añadidos. La vuelta al trabajo este lunes en buena parte de España, y este martes en Cataluña y la Comunidad Valenciana, en los sectores no esenciales, como construcción e industria, puede llevar a más empresas a optar por la vía del ERTE.

Las empresas ya no pueden otorgar más permisos retribuidos y aunque legalmente puedan abrir, si no tienen clientes o suministros, o no pueden garantizar la distancia social de al menos un metro, dos metros recomendados, en el puesto de trabajo y en zonas comunes como vestuarios, las medidas de higiene, mascarillas y la entrada y la salida escalonada, tampoco pueden trabajar.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad