La evolución del mercado hipotecario en 2019 estuvo alterada por la entrada en vigor de la nueva Ley Hipotecaria

La banca se vuelca en romper con una década de caída del crédito

stop

El dato de hipotecas de diciembre será clave para que 2019 se convierta en el primer año con crecimiento de la financiación a familias en España desde 2008

Cristina Triana

Economía Digital

La evolución del mercado hipotecario en 2019 estuvo alterada por la entrada en vigor de la nueva Ley Hipotecaria

Madrid, 10 de enero de 2020 (04:55 CET)

La intensa actividad comercial de los bancos españoles el año pasado podría haber puesto fin a una década de caída continuada del crédito, al menos en el caso de las familias españolas. El sector despidió noviembre con una cartera de crédito a este segmento por encima de los 713.000 millones, después ampliar en más de 11.000 millones el volumen de préstamos en cartera. 

En el caso de que las típicas amortizaciones hipotecarias del mes de diciembre no lo hayan impedido -no se sabrá hasta febrero, cuando previsiblemente el Banco de España publicará el dato provisional del mes pasado- por fin el sector habrá roto con más de una década de reducción del crédito; una mala racha que comenzó en 2008, que fue el último ejercicio en el que las entidades consiguieron engordar su cartera de préstamos.

En 2018 ya estuvieron a punto de lograrlo, pero se les escapó en el último mes del año por las cancelaciones de préstamos (más de 8.000 millones) y finalmente se cerró el año con una volumen inferior al de 2017, aunque muy suave (705,01 miles de millones de euros, frente a los 705,5 del año anterior).

Si la banca ha conseguido romper la mala racha en 2019 habrá sido gracias al crédito al consumo. Noviembre fue un mes especialmente activo en su contratación gracias, entre otras razones, a las ofertas en consumo del Black Friday, que compensaron que la cartera hipotecario continuó contrayéndose a un ritmo del 1% respecto al mismo mes del año anterior. 

 

 

El mercado hipotecario, a pesar de la fuerte competitividad entre entidades, vivió el año pasado un ejercicio complicado. La entrada en vigor de la Ley Hipotecaria, aunque ha dado seguridad jurídica al sector, también habría frenado la actividad en algunos meses del año. Sobre este parón, existen opiniones encontradas entre las entidades financieras. Algunas creen que es un frenazo que se superará; pero otras ya han advertido que el cambio de ritmo puede ser coyuntural; basado en una actividad de compra de vivienda menos activa que en el pasado.

Por lo pronto, hasta noviembre, el volumen de préstamos para la compra de viva concedidos a españoles va 5.000 millones por detrás de la cifra con la que se cerró 2018 (véase gráfico).

Más crédito, pero mucho menos dinero prestado

Desde hace varios meses los supervisores continúan alertando del riesgo de que la rentabilidad del sector financiero sea tan baja -la EBA acaba de recordarlo esta semana insistiendo en que la situación puede continuar empeorando- y parece complicado que el frenazo en la caída de la actividad crediticia vaya a solucionarlo por el momento.

Aunque el estirón del euríbor ha frenado las caídas del sector en bolsa y ha dado un suelo a la evolución a peor de las estimaciones de resultados, aunque la banca ponga punto y final a una década perdida en el crédito en España, el volumen de crédito concecido a las familias es un 20% inferior a las cifras alcanzadas en 2008.

En el caso de las empresas -donde también es podrían voltear los descenso en la concesión de crédito este año-, la cartera de financiación perdida es todavía más abultada, ya que el descenso desde el pico de 2018, es del 29%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad