La banca insta a las cajas a reestructurarse por sus propios medios

Sin título

11 de marzo de 2010 (14:01 CET)

Unas horas después de que la fusión entre las cajas de Sabadell, Terrassa, Manlleu y Girona quedase en vía muerta y con muchos de los procesos de unión empantanados, altos representantes de la banca han metido la cuchara en el tema para urgir la reestructuración del sistema financiero , en alusión a las cajas, por sus propios medios.

El consejero delegado de Banco Santander, Alfredo Sáenz, y el presidente de Banco Popular, Angel Ron, coincidieron hoy en la necesidad de que el sistema financiero español se reestructure cuanto antes, proceso que afecta fundamentalmente a las cajas de ahorros, para lograr entidades fuertes y solventes y contribuir a reactivar la economía. Asimismo, el presidente de la Asociación Española de Banca, Miguel Martín, ha instado las cajas de ahorros a revisar el modelo y responsabilizarse de su reestructuración. "Las cajas no tienen acceso al capital y las nuevas normas van a exigir más capital y de más calidad", ha advertido antes de reconocer que "tienen un gran papel y un gran futuro y podrán seguir siendo cajas". Pero, ha añadido, para mejorar su acceso al crédito y dejar de lado la crisis, "tendrán que llevar adelante su propia reconversión" sin poner excusas y sin limitarse a pedir dinero público.

   Sáenz insistió en que la reestructuración del sistema financiero español contribuirá a que las entidades puedan seguir ofreciendo crédito y financiando el crecimiento de la economía, al tiempo que instó al desarrollo de un sistema internacional que permita la caída de las entidades más débiles sin que ésto contagie al resto del sistema.

   "En España es imprescindible que se haga bien la reestructuración, con un coste mínimo para el sector y con saneamiento de balances para seguir financiando la economía real de forma fluida y de forma sostenible", destacó Sáenz.

   Por su parte, el presidente de Banco Popular resaltó que el proceso de reordenación marcha "muy lentamente" en España y que debe concretarse, e insistió en que las entidades que reciban ayudas deben ser "obligatoriamente" reestructuradas, lo que supone una reducción de la carga administrativa y una reducción de oficinas.

   "Si reciben ayudas publicas a cargo del contribuyente no pueden competir con esas ayudas para la captación de fondos. Es necesario que se cierre el proceso", subrayó Ron, quien destacó que es hora de que los órganos de las entidades afectadas tomen la iniciativa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad