Las principales precauciones antes de pedir un crédito rápido gratuito

stop

Antes de contratar un crédito rápido y sin comisiones, hay que analizar con cuidado las condiciones para evitar sorpresas o intereses excesivos

Los créditos rápidos son una alternativa a los préstamos bancarios cada vez más extendida

Barcelona, 18 de marzo de 2016 (20:30 CET)

Tras el cierre del grifo del crédito bancario provocado por la crisis económica, surgieron una gran cantidad de prestamistas de créditos rápidos que se ofrecían a conceder financiación en muy pocos minutos, y con unos requisitos más flexibles que la banca tradicional.

Estas empresas han crecido como hongos, aunque se les critica los altos intereses que aplican sobre sus préstamos. La oferta es tan grande que algunas compañías ya ofrecen créditos sin intereses. ¿Pero son fiables estas promociones?

Cuidado con las condiciones de la oferta

Los créditos rápidos gratuitos que ofrecen algunos prestamistas privados no tienen trampa. Si se contrata uno de estos préstamos, simplemente habrá que devolver el capital prestado, sin tener que pagar intereses, comisiones u otros gastos adicionales. Dicho de otro modo, si se pide un minicrédito de 300 euros, sólo se tendrá que reembolsar esa cantidad al prestamista, ni un euro más. Sin embargo, estas ofertas suelen lanzarse para atraer a los nuevos clientes, por lo que normalmente sólo se pueden beneficiar los que piden un préstamo por primera vez.

Además, es importante destacar que el crédito rápido sin intereses debe devolverse dentro del plazo establecido. De lo contrario, la oferta pierde su validez y la empresa cobrará sus honorarios más los intereses de demora. Además, ante un impago, los datos del prestatario pueden incorporarse en algún fichero de morosos como Asnef, Rai o Experian, lo que reduce sus posibilidades de conseguir financiación en un futuro.  

Leer bien el contrato                                                                                                      

Aunque suene obvio, siempre hay que leer detenidamente el contrato. Las prisas por conseguir el dinero nunca deben ser una excusa para no leer cada una de las cláusulas, comprobar que no existe ningún tipo de coste oculto y verificar que las condiciones del préstamo coinciden con las ofrecidas por la empresa.

Sin embargo, los créditos rápidos sin intereses que ofrecen los prestamistas privados no suelen incluir costes ocultos en la letra pequeña.  En cambio, no se puede decir lo mismo de los préstamos bancarios al 0 % TIN. Muchas entidades bancarias ofrecen créditos sin intereses que pueden parecer muy ventajosos a simple vista, pero que en realidad no son gratuitos, pues incluyen comisiones y gastos de vinculación.

Para identificar estas ofertas con trampa es importante fijarse en la tasa anual equivalente del crédito, que incluye tanto sus intereses como sus comisiones, y leer detenidamente el contrato para comprobar si existe algún tipo de coste adicional.

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad