Las tarjetas son el tercer motivo de reclamaciones de usuarios al Banco de España

Los consumidores avisan: queda pugna legal por las 'revolving'

stop

Asufin argumenta que más allá de que el Supremo defina si ve usura en las revolving, existe la posibilidad de mantener el pulso legal por la transparencia

Madrid, 21 de febrero de 2020 (12:02 CET)

Los consumidores financieros parece que no están dispuestos a renunciar a mantener el pulso legal contra la banca por la comercialización de las tarjetas revolving. Aunque el próximo 26 de febrero se espera que el Tribunal Supremo se reúne para decidir si considera que en los tipos de interés de estas tarjetas y créditos se aprecia usura, algunas asociaciones como Asufin relevan que existen otros enfoques para continuar reclamando al sector financiero por este producto: su transparencia.

En este sentido, Patricia Suárez, presidenta de Asufin, apunta que este desde la asociación defienden las demandas "la doctrina de la transparencia material", que ya está dando resultado con algunas sentencias favorables a los consumidores en los tribunales. "Las Audiencias Provinciales de Madrid y Alicante han publicado sendos acuerdos de unificación de criterio dejando claro que no se apoyarán en las nuevas estadísticas del Banco de España para evaluar si hay usura o no y consideran que el hecho de que el crédito se conceda mediante una tarjeta no debe suponerle al consumidor tener que pagar el triple de interés", apunta la asociación en un comunicado.

Esta recomendación, recuerda Suárez, estaría en línea con las recomendaciones del Banco de España. En la memoria de reclamaciones de la entidad que gobierna Pablo Hernández de Cos, la institución recoge una serie de recomendaciones hacia la banca como ofrecer información a los clientes sobre cómo se producirá la amortización del préstamo ligado a la tarjeta. Desde Asufin señalan que es una información que habitualmente no se ha aportado a los clientes, ya que existe un vacío legal al respecto.

La transparencia es la argumentación que se ha utilizado en otros casos relevantes de conflicto legal entre bancos y clientes, como en las cláusulas suelo. Los consumidores, por ejemplo, también esgrimen que el IRPH podría no ser transparente, si bien por el momento el Abogado General de la Unión Europea no ha puesto en duda al indicador, sino que ha abierto la puerta a que los tribunales españoles puedan valorar si el proceso de venta de la hipoteca se hizo de manera transparente.

Presión para el equipo de Nadia Calviño

Asufin reclama que se cree seguridad jurídica sobre este producto y pide al Gobierno de Pedro Sánchez que publique la orden de modificación de la Orden de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios "que tiene como objetivo mejorar la publicidad y comercialización de las tarjetas revolving, para cuya elaboración desde ASUFIN hemos presentado alegaciones" apunta.

Suárez cree esta orden es un buen primer paso para mejorar la protección del consumidor en esta materia; al poner orden en algunas materias. "En la orden no se limita el tipo de interés pero sí el plazo de pago, al elevar el porcentaje mínimo de amortización al 25% lo que restringe enormemente los intereses que se pagan por la deuda. Además, añade mejoras como la obligación de evaluar la solvencia del prestatario o informar al cliente de manera clara antes y después de la contratación", apuntan.

La asociación, no obstante, ha presentado algunas propuestas de mejora "como la penalización a la entidad en caso de incumplir o la necesidad de aportar simulaciones para que el consumidor comprenda mejor el funcionamiento de estos préstamos", revela.

El Ministerio de Economía lanzó a consulta pública la orden el pasado 25 de octubre, antes de las elecciones y del pacto entre PSOE y Unidas Podemos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad