Los sindicatos calientan motores para la huelga general

stop

Condicionan la paz social a que el Gobierno convoque un referéndum contra los recortes

Integrantes de la Cumbre Social, en Madrid.

07 de octubre de 2012 (18:16 CET)

Los sindicatos y organizaciones sociales que conforman la Cumbre Social, entre ellos CC.OO., UGT, CSI-F y USO, han anunciado que están planteando una nueva general si el Gobierno no convoca un referéndum sobre sus recortes y "no cambia significativamente de políticas y de actitud". Una propuesta que ha sido respaldada en Madrid por miles de personas (72.000 según los organizadores), que han denunciado los recortes del Gobierno y los "antisociales" Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2013.

En el manifiesto leído al término de la manifestación, los integrantes de la Cumbre Social han explicado que aspiran a coordinar esta huelga general con otros países de la Unión Europea con el objetivo de que "pueda ser la primera que se convoque al mismo tiempo en más de un país".

En noviembre

Por ello, la fecha más probable de la huelga general sería el próximo 14 de noviembre, coincidiendo con el paro general convocado en Portugal. De momento, los sindicatos españoles propondrán el próximo 16 de octubre al Comité Ejecutivo de la Confederación Europea de Sindicatos la convocatoria de una "jornada de movilización generalizada europea".

La manifestación convocada en Madrid por la Cumbre Social ha sido el acto central de las 57 movilizaciones previstas en toda España y se ha desarrollado desde la Plaza de Legazpi hasta Atocha en medio de una jornada apacible y un ambiente festivo y familiar.

Partidos de la oposición

A la cabeza de la manifestación, menos numerosa que en ocasiones anteriores, han marchado los secretarios generales de CC.OO y de UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, acompañados de representantes políticos de la oposición, entre los que destacaban el diputado de la Izquierda Plural, Gaspar Llamazares o el secretario de Organización del PSOE, Óscar López.

Bajo el lema 'Quieren arruinar el país. Hay que impedirlo', los convocantes han querido que las calles de toda España se conviertan en un clamor contra los últimos ajustes del Gobierno, que denuncian "van a hundir más en la pobreza" a la población, así como para exigir una salida "equitativa" de la crisis.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad